¿Cuál es el Punto G masculino?

La próstata es aquella zona donde el hombre puede alcanzar placer y excitación nunca antes sentida, ya que es un sitio altamente sensible pero que por prejuicios culturales es un tabú.

Guía de: Hombres

El llamado Punto G femenino es un verdadero misterio, debido a que aún los científicos y sexólogos no se han puesto de acuerdo en cuanto a su existencia y localización, lo cual ha redundado en una serie de tesis respecto a la forma de ubicarlo y estimularlo.

¿Pero así como existe un punto donde las placer femenino explota, existirá un simil masculino? A la luz de las investigaciones y diversos estudios científicos el denominado Punto P sí existe, pero conforme a los tabúes morales y culturales es un verdadero laberinto moral llegar a él.

Punto P

Foto: Internet

Y es que el denominado Punto P no es otra cosa que la próstata, un sitio altamente sensible pero que por prejuicios culturales se ha transformado en un tema que no es fácil hablarlo con la pareja y que se ha convertido en algo casi inexplorable.

El tema es polémico por mitos y prejuicios, porque muchos hombres creen que el estimular el Punto P afecta la hombría, pues bien a decir de muchos entendidos descubrir las zonas sensibles del cuerpo no tiene nada que ver con la inclinación sexual. Por lo mismo, no por ello vamos a dejar de mencionarlo y hablar de él.

El origen etimológico de la palabra próstata viene del griego “prostates” que significa “el que está primero”, “el guardián” o “protector”. Biológicamente la próstata es un órgano glandular que contiene células que generan parte del líquido seminal encargado de proteger y nutrir a los espermatozoides.

¿Dónde se localiza?

La próstata, o para efectos del siguiente artículo el Punto P, se ubica encima del perineo y debajo de la vejiga; es una zona con múltiples terminaciones nerviosas, altamente sensible al tacto y es la que produce la mayor cantidad del líquido que se encuentra en la eyaculación. Dicho en términos más comunes, la próstata es como una bolita del tamaño de una nuez que se encuentra al interior del recto.

Una estimulación adecuada en en ese punto provocará sensaciones eyaculatorias, pero sin eyaculación, lo que se denomina placer prostático. Quienes han recibido un “masaje” en esa zona aclaran que la sensación es indescriptible y que incluso con un alto grado de experiencia y práctica se pueden lograr multiorgasmos, una condición que hasta ahora solo era privilegio de las mujeres.

Más sobre Hombres

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.