Inicio » Internacional »Equipo

La increíble historia del suplementero que le dijo “boludo” al Papa

Un llamado sorpresivo desde El Vaticano lo estremeció y le confirmó la calidad humana del Papa Francisco.

Cuando a las 13.15 de lunes pasado sonó el teléfono en el puesto de diarios de Daniel del Regno, en Buenos Aires, la persona que atendió sintió una voz conocida, pero no le dio mayor credibilidad.

“Hola, Daniel, habla el cardenal Jorge”, le dijeron. “Dale, Mariano, no seas boludo”, contestó, pensando que era un amigo que estaba al tanto de que el Papa Francisco compraba el diario ahí antes de ser nombrado. “En serio, soy Jorge Bergoglio, te estoy llamando desde Roma”, le insistieron del otro lado. Ahí, Daniel del Regno entendió, y rompió en llanto.

Suplementero Papa

Foto: La Nación de Argentina, GDA

Luis del Regno (foto) y su hijo Daniel son los dueños del quiosco en el que el Papa compraba el diario mientras era arzobispo de Buenos Aires.

El increíble relato lo recoge el diario “La Nación” de Argentina, que informa que Luis y Daniel del Regno, padre e hijo, son dueños desde 1997 del puesto donde el Papa compraba el diario.

“Puedo contar miles de anécdotas. Por ejemplo, le tiraba La Nación con un elástico, para que no se desarmara. A fines de mes me traía todos los elásticos del mes, ¡los 30!”, recordó Luis en el relato del diario trasandino.

“Un fierro caliente”

Luis Reno contó que todavía se le pone “la piel de gallina” al recordar a Bergoglio, un hombre “tan sencillo” que ahora es el Papa. “En junio bautizó a mi nieto, fue una emoción impresionante. Y ayer llamó a mi hijo al quiosco, desde Roma, para saludar y para decirle que no lleváramos más el diario. Es algo imborrable: yo sé lo que es, un tipo único”.

Daniel recordó una conversación con el entonces cardenal Bergoglio: “Hablamos de un detalle, que fue que hace un mes, cuando partió, sabíamos del viaje. Las palabras que le dije fueron: ‘Jorge, ¿vas a agarrar la batuta?’, y él contestó: ‘Eso es un fierro caliente, nos vemos en 20 días, vos seguí tirando el diario’. Y bueno, después…. Es historia conocida”, sostuvo.

“Le dije que se cuidara, que lo iba a extrañar, que le mandaba un beso grande y le pregunté si existía la posibilidad de verlo de vuelta alguna vez. Me dijo que de acá a un tiempo eso va a ser muy complicado, pero que siempre iba a estar presente”, publicó La Nación.

Más sobre Internacional

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.