Guía de: Inversiones

APV: Lo que hay que saber para no perder dinero

Si bien nacieron como una herramienta que promueve el ahorro para –en el largo plazo- mejorar las jubilaciones, permite otros beneficios a los que muchos chilenos no acceden por falta de información.

Todavía hay tiempo para decidirse por contar con un Ahorro Previsional Voluntario (APV) que si bien es un mecanismo que en su génesis fue definido e implementado para que los trabajadores tuvieran la posibilidad de ahorrar más allá de lo que cotizan obligatoriamente en su AFP, permite importantes beneficios tributarios e incluso –con algunos costos- puede resultar de gran ayuda en momento de necesidad de liquidez o cesantía.

Por una parte, el contar con un APV significa que el estado pone una parte del ahorro que la persona ha presupuestado y la otra el mismo interesado, en un porcentaje que dependerá de acuerdo a los tramos de impuestos en que se encuentre (con un tope de 600 UF anuales). Por ejemplo, si ha calculado un APV de 100 mil pesos y se encuentra en el tramo de 35% de impuesto, en su cuenta aparecerá mensualmente dicha cifra, donde el estado habrá puesto 35 y la persona los restantes 65 mil pesos.

Todo ello permitirá contar con una mejor pensión a la hora de jubilarse. Esto no es menor si pensamos que un trabajador que hoy gana una renta de más o menos dos millones y medio de pesos brutos recibirá poco más de 40 por ciento de esa cifra cuando jubile.

APV Inversiones

Foto: Blogs

Como consecuencia de este mecanismo existen otros beneficios asociados como una rentabilidad “asegurada”, ya que de acuerdo al tramo de impuesto que se encuentre el trabajador (hasta 600 UF anuales) puede obtener este porcentaje exacto como rebaja a los impuestos a pagar o la devolución en caso de exceso de impuesto pagado durante el año, todo gracias a invertir con beneficio tributario de ahorro previsional voluntario.

Asimismo, permite reliquidar impuestos a todas aquellas personas que cuentan con sueldos variables, vale decir, trabajadores que reciben bonos una o más veces al año, quienes reciben más de un sueldo o quienes además de recibir una renta realizan trabajos por los que emiten boletas de honorarios. Todos ellos tienen la posibilidad de solicitar la devolución del exceso de impuesto pagado durante el año en el marco del proceso renta que lidera el SII del año siguiente. Si pensáramos en el 2013, significa que en abril del próximo año quienes pagan impuesto cancelarán una cifra menor a la que les hubiera correspondido sin APV o a quienes reciben devolución de impuestos podrían recibir un monto mayor.

Retiro de los fondos

Del mismo modo, las personas pueden solicitar, en cualquier momento, el retiro de todo o parte de los recursos que llevan ahorrados en los planes de APV. Aún cuando esto signifique pagar impuestos en el caso de que éste retiro no sea para financiar pensiones puede ayudarle como seguro de cesantía. En el caso  de quienes han tenido mayores ingresos el beneficio puede ser aún mayor considerando que puede retirar sus fondos pagando tasas de impuesto inferiores al beneficio tributario obtenido cuando hizo el ahorro, debido a que no estaría recibiendo rentas del trabajo.

De acuerdo con la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif) si bien las  simulaciones respecto a cuánto se debe ahorrar para aumentar la pensión futura son útiles, también son bastante inciertas porque los planes de APV tienen características muy diversas y porque los pronósticos se realizan pensando en 20 o más años.

De todos modos, todos coinciden en que pensando únicamente en la jubilación y en el mejoramiento que ésta puede sufrir si se decide por un APV , el tiempo es oro y cuanto más temprano se inicie el plan de ahorro previsional voluntario mejor será la pensión.

Así que si no lo hace porque dentro de sus características no está el ser previsor, piense en los beneficios tributarios que en el corto y mediano plazo puede tener gracias a un aporte que mensualmente realice en una institución autorizada.

¿Dónde contratar un APV?

Administradoras de Fondos de Pensiones; Administradoras de Fondos Mutuos; Administradoras de Fondos de Inversión; Administradoras de Fondos para la Vivienda; Administradoras Generales de Fondos; Compañías de Seguros de Vida; Bancos; e Intermediarios de Valores cuyos planes hayan sido aprobados por la Superintendencia de Valores y Seguros.

Más sobre Inversiones

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.