“Burbuja” inmobiliaria: ¿Buen momento para comprar-vender?

Las inmobiliarias también han sido parte de este "acelerador” diseñando y desarrollando proyectos inmobiliarios atractivos y numerosos en distintas comunas del Gran Santiago.

El otro día un amigo me comentaba que una corredora de propiedades le había ofrecido casi 200 millones de pesos por comprarle su casa en la comuna de Vitacura. Una casa que hace tan sólo 6 años le había costado poco más de la mitad de ese valor. Sintió la irresistible tentación de vender, pero a pesar de la gran oportunidad que la transacción le podría significar todo quedó en nada porque no tenía el suficiente dinero ahorrado como para adquirir una nueva casa en un barrio cercano al suyo, que –dicho sea de paso- tenía valores muy superiores a los que él había visto cuando buscaba su primera casa en esa comuna.

Todo por culpa de la burbuja, me dijo. ¿Burbuja o boom? Discutimos al respecto y no llegamos a una conclusión compartida. Lo mismo que sucede entre analistas y economistas que en lo que sí concuerdan es que las actuales cifras y la rapidez con la que han aumentado los precios de las viviendas, tanto nuevas como usadas, no puede seguir al mismo ritmo y todo indica que la desaceleración de este sector debería estar más cerca que lejos.

Sociedades inmobiliarias

Foto: Macarena Pérez

Aún cuando, y a título personal, en el sector de la construcción y venta/arriendo de oficinas tiene aún mucho por crecer como son los casos de sectores cercanos a Nueva Las Condes y Avenida Apoquindo, por citar sólo algunos.

De acuerdo con un estudio realizado por Collect GFK, en los últimos diez años el valor del metro cuadrado en Vitacura ha aumentado en un 33 por ciento. Debajo de las comunas que lideran las alzas en departamentos como son Las Condes y Ñuñoa con aumentos de 37 y 35 por ciento, respectivamente.

Al comienzo de este boom inmobiliario razones como la falta de oferta y luego el terremoto era lo primero que se decía para explicar el creciente interés y demanda por casas. Sin embargo, al sumarse a esta tendencia los departamentos, el sismo de 8.8 grados ya no fue excusa para explicar  el alza de los precios.

Los principales argumentos

La estabilidad económica, los resultados auspiciosos en materia de macro y micro economía, un empleo casi al tope con sectores incluso con preocupante falta de mano de obra, tasas de interés atractivas, además del mayor acceso y gran oferta en créditos hipotecarios que financian hasta el 100 por ciento del valor de la vivienda son los principales argumentos que explican dicha situación.

En otras palabras, los chilenos no sólo han tenido mayor oferta y facilidades para acceder a la casa propia o cambiar la suya por una más amplia o en un sector más caro, sino también y –debido a esta misma estabilidad económica- se ha sentido más seguro respecto a mantener el empleo, a un sueldo con mayores expectativas y con ello a contraer compromisos de deuda hipotecaria  a 15, 20 ó 25 años.

Por otro lado, las inmobiliarias también han sido parte de este “acelerador” diseñando y desarrollando proyectos inmobiliarios atractivos y numerosos en distintas comunas del Gran Santiago y fuera de la capital, con resultados más que alentadores.

Sin embargo, y sin intentar ser lo que comúnmente se conoce como “pájaro de mal agüero”, esta tendencia no debiera seguir por largo tiempo más, al menos con el grado de aceleración como lo ha hecho hasta ahora. El Banco Central ya ha hecho la primera alusión respecto a este “fenómeno”, aún sin tomar ninguna medida, pero generando una discusión indispensable respecto al sector y las consecuencias que podría tener un cambio de escenario local e internacional (por ejemplo con respecto a un eventual baja del precio del cobre, nuestro principal ingreso país).

Asimismo los bancos, a través de la entidad que los agrupa, han dicho que se debieran comenzar a analizar ciertas medidas que velen por el pago efectivo de estos créditos y de restricciones que permitan otorgarlos a personas o incluso inmobiliarias que den seguridad de solvencia.

Importancia de la prudencia

Así las cosas, la discusión respecto a burbuja o boom más que invitarnos a una discusión de términos o conceptos lo que debiera hacernos como país, empresas y como personas naturales es a analizar con una mirada de largo plazo cuán importante es la prudencia. Prudencia  tanto al asumir grandes negocios que deben ser financiados durante su construcción y a la espera de su venta total como al asumir créditos de más de una década y que ante la eventualidad de la pérdida del empleo puede transformarse en una verdadera catástrofe familiar.

Por la televisión hemos visto lo que ha pasado en España. Miles de familias incapaces de pagar sus hipotecas. Otras tanto que hacen malabares para llegar a fin de mes. Estamos lejos de eso, pero siempre el ejemplo de otros debe invitarnos a la reflexión… por muy lejos que –dadas las actuales condiciones económicas- nos parezcan.

Más sobre Inversiones

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.