Inicio » Inversiones »Equipo

Juicio en La Haya: ¿Un obstáculo para el comercio Chile-Perú?

El diferendo limítrofe entre ambos países puede tener efecto a nivel político, pero ¿qué pasa en la relación comercial?.

Con el cierre de los alegatos orales de Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, se pone fin a una etapa trascendental en términos de relaciones diplomáticas y políticas con Perú.

Independiente de lo que resuelva la corte en varios meses más, juristas y diplomáticos de ambas naciones habrán dejado “todo en la cancha” para exponer los argumentos de uno y otro lado en función de hacer prevalecer la postura que cada uno de esos equipos presentó en La Haya.

El análisis político y diplomático podrá decir muchas cosas e incluso lamentar un eventual retroceso que pudiera significar dicho proceso en las relaciones bilaterales entre los dos países.

Chile Perú La Haya

Foto: Blogs

Sin embargo, en términos de balanza comercial e intercambio entre ambas economías, este asunto, por muy importante que sea en términos de relaciones internacionales, no debiera afectar de sobremanera el ejercicio comercial y ascendente que venía registrándose desde hace un par de años, especialmente desde la firma del acuerdo de libre comercio entre Chile y Perú.

Conocidas son las empresas chilenas que en el último tiempo han puesto los ojos en el mercado peruano, entre otras razones por presentar reglas claras a los inversionistas, por la estabilidad política que ha mostrado en los últimos años y por el comportamiento de su economía, que ha venido registrando muy buenos resultados que se reflejan, por ejemplo, en una inflación baja y controlada que en el 2012 no superará el 3 por ciento.

Confirma esta tendencia el hecho de que a finales del año pasado las inversiones chilenas en Perú llegaron a casi 12 mil millones de dólares, lo que representa un 17.8% del total invertido en el exterior y con ello se convierte en nada menos que el tercer destino de los capitales chilenos. Las inversiones peruanas en nuestro país, tampoco se quedan atrás, alcanzando la cifra no despreciable de ocho mil millones de dólares.

Si a eso sumamos que el intercambio comercial entre Chile y Perú registró un aumento superior al 35 por ciento el último año, nada nos debiera hacer pensar que pudiera haber un retroceso –ante cualquier circunstancia y sentencia que dictamine la corte- en materia de exportaciones importaciones e inversiones a ambos lados de la frontera.

Podrán quedar sentimientos encontrados, diplomáticos y juristas que cuestionen los argumentos de los equipos involucrados, resentimientos respecto a eventuales desconocimientos a acuerdos tomados en el pasado o incluso críticas al propio comportamiento de los jueces de la corte en La Haya, pero el impulso de ambas economías y la relación estrecha entre decenas de empresas, inversionistas, profesionales y trabajadores de ambos países no podría tener en modo alguno un comportamiento distinto al que ha venido mostrando hasta ahora y que ha beneficiado tanto a peruanos como chilenos.

Así las cosas, sólo queda esperar que la línea diplomática continúe con su curso y que implica –después de estos maratónicos alegatos con argumentos y contra argumentos que respaldan o debilitan la tesis de la inexistencia de una delimitación marítima entre ambas naciones- esperar un fallo que podría entregarse a medianos del próximo año.

Entre tanto, los inversionistas y los proyectos en marcha continuarán avanzando en beneficio no sólo de desafíos comerciales particulares sino a favor de ambas economías que –a pesar de un escenario diplomático complejop-  hoy se encuentran más cercanas que nunca.

Más sobre Inversiones

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.