Guía de: Inversiones

¿Por qué lo que pase en China nos afecta, y mucho?

Las exportaciones chilenas de diversos productos, especialmente de cobre, tienen a la nación asiática como el principal comprador.

Para el 2013 se espera que la economía China disminuya la velocidad con la que venía creciendo hasta ahora y lo haga en una cifra menor al 8,1 por ciento que había registrado este año, pudiendo –en el peor de los casos- llegar hasta un 7,5.

La noticia podría parecer algo muy lejano para un chileno común y corriente, sin embargo, dada las relaciones comerciales entre ese país y Chile y especialmente considerando los volúmenes de exportaciones de cobre que enviamos a esa nación no debiéramos sentirnos ajenos a lo que allí suceda y aún más, debiéramos mantener los ojos bien puestos en China.

Nadie pone en duda que la nación asiática venía creciendo a tasas altísimas, por lo que una baja en éstas no debiera sorprender. Tampoco que, a pesar de ello, su economía siga fortalecida gracias a la alta demanda en el consumo interno, explicado en parte por la progresiva migración que en los últimos años se ha registrado desde los campos a las ciudades.

China
Foto: AFP
Asimismo, el año pasado –en el peak de la crisis europea- la capacidad de reacción de China no pasó inadvertida para los analistas que vieron cómo sus autoridades tomaron un paquete de medidas que reforzaron su economía. A ello se suma una incipiente apertura en términos económicos que se conjuga con un sistema controlado en el que el estado tiene holgura y herramientas para hacer política monetaria que les permite, en cualquier momento, tomar decisiones para reforzar la moneda local en relación al dólar.

Puede afectarnos, y mucho

China ha sido –estos últimos años- el principal destino de las exportaciones chilenas totales, seguido por Estados Unidos. Más atrás vienen naciones como Japón e India. Según ProChile, en tanto, las empresas chilenas que exportaron a China crecieron de 596 a 768, aumentando casi 30% en los dos últimos años.

Si a ello se suma que China es el principal comprador de cobre –nuestro mayor ingreso como país o como algunos dicen “el sueldo de Chile”- debemos concluir que lo que suceda a miles de kilómetros de distancia puede afectarnos y mucho.

De hecho un crecimiento menor a 7, 5 significaría una baja drástica de la demanda de cobre y un menor precio del metal rojo, con lo que los ingresos bajarían sustancialmente y las arcas de nuestra economía se verían fuertemente afectadas. Con ello, muchos proyectos relacionados con políticas públicas que se consideran financiar con lo recaudado por el cobre en el actual escenario de demanda y precio se verían gravemente afectos.

Y si bien nuestras exportaciones se han ido lenta, pero paulatinamente, diversificando, siendo líder mundial en exportaciones en otros productos (como uvas, arándanos, ciruelas, yodo y litio), seguimos dependiendo mucho de nuestras exportaciones de cobre y, por tanto, de nuestro principal comprador y socio comercial.

Relación con nuestro socio, que dicho sea de paso, nos ayudó –entre otros factores como la estabilidad y  economía saludable- a estar bien parados para hacer frente a la crisis europea, continente en el que nuestras exportaciones son menos relevantes y, por tanto, también es menor nuestra dependencia económica.

Más sobre Inversiones

ComentariosDeja tu comentario ↓