Señales positivas para 2013, especialmente en el empleo

Comenzamos el año con expectativas de crecimiento bastante positivas y terminaremos con indicadores económicos que –en la actual coyuntura- se los quisiera cualquier país europeo.

Dicen que los países emergentes están llevando la delantera  en materia de salud y crecimiento económico. Atrás quedó la frase que decía “si Estados Unidos estornuda, nosotros nos resfriamos”. De hecho, los países desarrollados, especialmente las naciones de la Unión Europea, salvo casos excepcionales, están con perspectivas fiscales bastante menos favorables que países latinoamericanos como el nuestro, Colombia y qué decir de Brasil.

Iniciamos optimistas el 2012, con expectativas de crecimiento por sobre el 5 por ciento y a medida que fuimos avanzando en el año las estimaciones tanto del Banco Central como de los analistas fueron bajando especialmente en consideración al escenario económico internacional. Sin embargo, todo indica que estaremos terminando el año con cifras que –se esperan- bordearán el 5, 6 por ciento, lo que es especialmente positivo.

2013 empleo

Foto: Alfredo Cáceres

Este porcentaje se entiende, en parte, por datos como el IMACEC (Indicador Mensual de Actividad Económica) que, sobre todo el último trimestre, ha sido mucho más alto de lo que se esperaba incluso entre los más optimistas. Las cifras de crecimiento también han estado al alza y la inflación, que se preveía estaría entre en el orden del 3 por ciento estará cercana al 2,5 por ciento.

Recordemos que el Banco Central a través de la política monetaria tiene como misión y desafío mantener la inflación en un rango entre 2 y 4 por ciento. Para ello, en función de su principal herramienta de gestión, toma decisiones en torno a las tasas de interés (subiéndolas o bajándolas de acuerdo con las necesidades de estabilidad monetaria que la coyuntura exige). Lo que hasta ahora no ha sido significativo precisamente por la estabilidad económica y el comportamiento de la inflación.

Crecimiento progresivo

La inflación baja ha acompañado a un progresivo crecimiento, lo que nos permite, como país, tener holgura para seguir creciendo. Especialmente si se consideran las cifras en el campo de la ocupación laboral, con una tasa de desempleo nacional de sólo 6,4% en el trimestre junio – agosto, debajo incluso de las expectativas de los analistas.

Prácticamente una cifra que habla de pleno empleo que se ve reflejado, por ejemplo, en las cotizaciones en las AFP que han aumentado básicamente por dos variables: el aumento de cotizaciones, o en otras palabras, de nuevos trabajadores que cotizan y por el incremento de las rentas de las personas que ya estaban cotizando en alguna de las Administradoras de Fondos de Pensiones administradora.

Una realidad bastante distinta a lo que está sucediendo en naciones desarrolladas incluso con economías estables como el caso de Estados Unidos que aumentó a 7,9 por ciento su tasa de desempleo en octubre pasado, pese a la creación de más de 170 mil puestos de trabajo. O el caso de otros países que atraviesan por una crisis económica, uno de cuyos casos más dramático es el de España, cuyo gobierno estima, en el mejor de los casos, llegar a finales de 2012 a un desempleo de 24,6%, es decir, que 1 de cada 4 españoles estará sin trabajo para cuando termine este año.

Más sobre Inversiones

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.