Inicio » Inversiones »Equipo

Sociedades inmobiliarias en la mira: Alternativas de inversión

Las sociedades inmobiliarias son una provechosa alternativa de inversión y, dado el boom que el sector inmobiliario ha tenido en el último tiempo, han registrado un positivo avance y desarrollo en el país.

Una de las razones de la reciente renuncia de Teodoro Ribera como Ministro de Justicia fue el cuestionamiento de la sociedad inmobiliaria ligada a su familia y  los arriendos de los bienes inmuebles que ésta hacía a la Universidad Autónoma. Sin contar las críticas de algunos sectores por su eventual relación con el cuestionado ex presidente de la Comisión Nacional de Acreditación y el proceso que en ese mismo marco pasó la mencionada casa de estudios superiores.

Independiente de las razones y sin entrar en el fondo del asunto, porque incluye delicados temas de gran interés y preocupación pública como el eventual lucro en educación, eventuales irregularidades en la acreditación de carreras y universidades y otros relacionados con ámbitos que escapan a los que tratamos en este espacio, valga la reflexión en torno a un tema que en materia financiera ha estado llamando la atención de economistas e inversionistas.

Sociedades inmobiliarias

Foto: El Mercurio

En la foto, una de las sedes de la Universidad Autónoma en Talca.

Se trata de las sociedades inmobiliarias como una provechosa alternativa de inversión y que, dado el boom que el sector inmobiliario ha tenido en el último tiempo, han registrado un positivo avance y desarrollo en el país.

No estamos hablando de grandes fortunas ni grandes empresas que forman este tipo de sociedades, aunque obviamente también existen y con gran éxito. Basta con tener más de un bien – con la idea de arrendarlo- para poder tener la alternativa de formar una sociedad y con ello acogerse a distintos beneficios tributarios, además de contar con una atractiva herramienta de inversión y retorno.

Sin embargo, dada la coyuntura a la que muchos han llamado “burbuja inmobiliaria” –con precios que en 4 ó 5 años incluso se han duplicado- la autoridad ha propuesto modificaciones en este campo con puntos de una reforma tributaria que –entre otras cosas- impedirá en el futuro que dentro de estas mismas sociedades se incluya los bienes (casas o departamentos de uso personal)  de los dueños o socios de las mismas.

¿Qué pasaba hasta ahora?

Las personas podían tener un departamento o casa para arriendo y sumar a éste bien, su casa de uso particular y con ello acogerse a un beneficio tributario. Con la modificación, las casas para uso personal no podrán ser consideradas parte de esta sociedad o de lo contrario deberán pagar arriendos a esa misma sociedad por el uso de la mencionada casa o departamento, aunque sea por un precio casi nominal.

Si bien la medida afectará a este tipo de sociedades y en parte, a esta interesante herramienta de inversión, al menos hasta ahora no debiera afectar en gran medida al mercado inmobiliario al que – a pesar de muchos- no ha topado techo. Como es el caso del sector de oficinas, sector que todavía le queda aún mucho por crecer y con ello también el de la compra y luego arriendo de estos bienes como una atractiva, segura y ascendente oportunidad de inversión, especialmente con miras a largo plazo.

Más sobre Inversiones

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.