Inicio » Jazz »

Bix Beiderbecke: La gran historia de un genio atormentado

El mismísimo Louis Armstrong dijo una vez que “como Beiderbecke, no habrá nadie más”. Así de simple. Leon Bismark “Bix” Beiderbecke (1903-1931) tuvo el honor de ser el primer músico blanco de jazz reconocido por sus pares afroaméricanos.
Bix Beiderbecke

Foto: Agencias

Bix Beiderbecke.

Y no es para menos; dentro de su corta vida, teñida por la leyenda, por cierto carácter de martir y determinada por su afición al alcohol,  Beiderbecke fue un poseedor de un talento innato, personal y distintivo, que  lo convirtió en uno de los grandes músicos de jazz de la década de 1920.

A los tres años tocaba el piano con regularidad. Y fue mientras se perfeccionaba en este instrumento que llegó a la corneta (instrumento usado en el jazz y la música clásica, que imita la forma de un cuerno de animal y que cuenta con tres pistones) el cual le permitió desarrollar todo su talento.

Su influencia más directa fue la Dixieland Jazz Band, la cual se deja sentir en una gran libertad a la hora de crear música. Sin embargo sus padres, como una manera de cortar sus alas musicales, lo mandaron a la Academia Militar de Lake Forest en 1921.

Pero la coincidencia lo situó cerca de Chicago, la capital mundial del jazz por aquella época. Expulsado  del centro militar, Bix tomó la decisión de dedicarse a la música por tiempo completo. Fue así que en 1923, se convirtió en el solista estrella de una agrupación llamada The Wolverines, para un año más tarde participar en  algunas de sus clásicas grabaciones.

Ya en 1925, el músico se une a la orquesta de Jean Goldkette, pero su incapacidad para leer música hizo que perdiera su trabajo prontamente. Consciente de la importancia de la lectura músical para su formación en el oficio, Beiderbecke se ejercita durante meses para luego trasladarse a St. Louis y formar parte de la orquesta de Frankie Trumbauer, momento en el cual su carrera empieza a volar muy alto.

Pese a que ya en esa época su adicción al alcohol empieza a resentir su carrera musical, 1927 es el año más importante en su carrera. En él se reintegró a la orquesta de Jean Goldkette, y grabó su pieza maestra  “In a Mist”, la cual está inspirada en los trabajos el compositor francés Claude Debussy.

Además realizó grabaciones –a estas alturas clásicos del jazz-  con una pequeña agrupación liderada por Trumbauer, entre las que se destacan composiciones como “Singin’ the Blues”, “Comin´Virginia” and “Way Down Yonder in New Orleans”.

Sin embargo,  su alcoholismo se hizo cada vez más patente. A fines de 1927, firma contrato  con la gran orquesta de Paul Whiteman. Muchos biógrafos, escritores y estudiosos de la carrera de Beiderbecke coinciden que, para ese punto,  el rol del músico al interior de esta banda contribuyó aun más a agravar su alcoholismo, ya que gran parte de su repertorio no tenía nada  que ver con jazz.

Sin embargo, hay muchos que  disfrutan del Beiderbecke  que forma parte de la banda de Whiteman.  Según ellos, su rol de solista tiene momentos mágicos, brillantes, que dan cuenta de su genialidad. Ejemplos de ello es el “Concerto in F” de George Gershwin y el gran coro de “Sweet Sue” son perfectos ejemplos de ello.

1928 fue para Beiderbecke un año muy productivo tocando con Whiteman. No así 1929, fecha en la cual el alcohol comienza a causar serios estragos en su persona. Así ese año  tuvo una crisis de salud, tras la  cual fue enviado a Davenport a recuperarse.  Luego de eso, sólo unas tristes y decadentes grabaciones, realizadas en 1930, fueron el epílogo de una gran carrera que fue cercenada por el mal licor de  la era de la Prohibición.

Pero como conclusión, más allá de su corta y azarosa existencia, la música de Beiderbecke (incluso en sus momentos más oscuros) sigue causando admiración en muchos de sus seguidores, que ven en cada una de sus notas es un destello de genialidad y gran talento.

Recomendamos:

Bix Beiderbecke – Jazz Me Blues Colección “A Jazz Hour” (1995)


1 Trumbology (Trumbauer)
2 Singin’ the Blues (Till My Daddy Comes Home) Conrad, Lewis, Robinson, Young
3 Ostrich Walk (Edwards, LaRocca, Ragas, Sbarbaro…)
4 Riverboat Shuffle (Carmichael, Mills, Parish, Voynow)
5 For No Reason at All in C (Lewis, Meyer, Young)
6 I’m Coming Virginia (Cook, Heywood)
7 Way Down Yonder in New Orleans (Creamer, Layton)
8 In a Mist (Beiderbecke)
9 Clementine (From New Orleans) (Creamer, Warren)
10 Jazz Me Blues (Delaney)
11 At the Jazz Band Ball (Edwards, LaRocca, Ragas, Sbarbaro…)
12 Royal Garden Blues (Williams, Williams)
13 Goose Pimples (Henderson, Trent)
14 Sorry (Klages, Quicksell)
15 Since My Best Gal Turned Me Down (Lodwig, Quicksell)
16 There’ll Come a Time (Manone, Mole)
17 Mississippi Mud (Barris, Cavanaugh)
18 Thou Swell (Hart, Rodgers)
19 Wa-Da-Da (Everybody’s Doin’ It Now) (Barris, Cavanaugh)
20 Ol’ Man River (Hammerstein, Kern)

Más sobre Jazz

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.