Inicio » Jazz »

Guía de: Jazz

Gene Krupa: Golpes de Dinamita de un gran baterista

Conoce la vida del que fuera uno de los primeros y más grandes bateristas de jazz.
Gene Krupa
Foto: Agencias

Gene Krupa en la década de 1930.

Si bien fue un baterista mas que destacado – una especie de Dave Grohl de 1930- y que formó parte de la galería de  estupendos percusionistas de inicios del genero, entre los que se cuenta  Buddy Rich  y Lionel Hampton, entre otros-  el gran mérito de Krupa es haber sido la primera superestrella nacida detrás de la batería. Así, en una época en la que todo lo relacionado con percusión ocupaba un segundo plano, Krupa supo brillar como una estrella bien potente en el mundo del jazz desde 1930 a 1950.

Todo ello por un estilo marcado por solos y marcaciones realmente demoledoras. Eso, unido a un gran atractivo físico y su particular manera de tocar, lo transformaron en un ídolo adolescente, a tiempo de cambiar para siempre la figura de los baterístas.

Nacido en Chicago en 1909, Krupa se sentó detrás de los tarros a mediados de la década de 1920.  Y ya con su primera grabación, realizada con los MacKenzie Condon Chicagoans hizo historia al ser el primer músico que realizo una grabación con una batería completa.

Motivado por las devastadoras consecuencias de la Gran Depresión,  Krupa se mudó a Nueva York a comienzos de 1930, donde trabajó como músico de sesión.  Así cuatro años mas tarde, debuta en la banda de Benny Goodman en la cual prácticamente se roba la película, hecho que queda manifiesto en el mítico concierto del clarinetista, realizado en el Carnegie Hall en 1938. Junto con grabar el éxito “Sing, Sing, Sing”, Krupa participó en casi una decena de discos de Goodman, hasta que una serie de conflictos entre las personalidades de ambos músicos, motivó la salida del baterista de la banda.

Luego de este periodo, Krupa decido realizar su propia banda la cual tuvo una serie de excelentes músicos de la talla de Vido Musso, Sam Donahue y la estupenda Irene Daye en la voz, entre otros. Dentro de sus temas mas destacados se cuenta el clásico “Drum Boggie” con el cual la banda comenzó a dar que hablar.

Sin embargo no fue hasta 1941, con la llegada de Roy Elridge y Anita O’Day, que la banda de Krupa no cosecho su real éxito, el cual se potenciaria aun mas con la aparición del baterista en el film de Howard Hawks “Balls of Fire”.  Desafortunadamente le fueron levantados cargos por posesión de drogas, hecho que generó una serie de criticas y mala publicidad para el film, que a la larga llevaría a la disolución de su orquesta.

Luego de trabajar en la orquesta de Tommy Dorsey por un breve periodo, el baterista volvió a los éxitos en las radios con “Dark Eyes”. En 1945, y con el regreso de Anita O Day, Krupa rearma su banda, con el mérito de ser uno de los primeros diréctores de bandas en incorporar en sus temas, influencias de un incipiente be-bop.

Revisa este video de Gene Krupa con Buddy Rich, en el show de Sammy Davis Jr. a fines de 1950.

Sin embargo en 1951, Krupa disolvió definitivamente su orquesta para dedicarse, durante toda esa década a tocar en pequeños tríos, además de formar una escuela de bateristas junto a Cozy Cole.

Años de excesos y de abuso de sustancias finalmente le pasaron la cuenta al gran baterista. Fue así que en la década de 1960, vivió prácticamente recluido en su casa en Nueva York, de la cual solo salió para aparecer en algunos shows de televisión y en algunos eventos especiales.

También en 1959 se estreno una película biográfica protagonizada por Sal Mineo, que contribuyó a aumentar el mito -en vida- sobre su figura.

Revisa este video de Gene Krupa, con Lionel Hampton y Chico Hamilton.

Imagen de previsualización de YouTube

Más sobre Jazz

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.