Inicio » Jazz »

Nina Simone, música para las masas: Sus 7 mejores temas

Quizás debido a qué fenómeno, todo el mundo ubica a Eunice Katleen Waymon, más conocida como Nina Simone, la gran cantante de jazz de la segunda mitad del siglo XX.

Nina Simone (1933-2003)

Creo que algo de culpa la tiene “Nikita”, esa película ochentera donde una mujer que es un tiro al aire por la vida, y que posteriormente deviene en espía,  es fanática –casi obsesivamente- de Simone.

El tema es que  he visto a reggetoneros recalcitrantes referirse a ella como la gran cantante que es y la alaban con generosidad. Qué decir de sus pares e incluso artistas de rock, de la talla de The Animals, Creedence Clearwater Revival, o del desaparecido Jeff Buclkley, quien grabó versiones y versiones de sus temas, han caído rendidos ante su voz pastosa, singular y a ratos profundamente triste. Es por eso y como una forma de resaltar su legado, es que hoy presentamos los siete mejores temas de Nina.

1) Sinnerman: Sin lugar a dudas, uno de los clásicos de Simone. El ritmo frenético del piano que conduce la canción es capaz de exaltar hasta una mente operada de los nervios. Como para ejecutar la danza del fuego. Incluso con el remix, lanzado a comienzos de los años 2000.  Imperdible.


2) Images: Aquí es la voz de Simone, limpia, simple y sin aspavientos,  la que conduce la canción, la cual es capaz de dejar sin habla a su interlocutor, invita a la reflexión y a la pausa, incluso a la contemplación. Un lamento que es más que una maravilla.

3) I Loves You Porgy: Grabado en 1959 -al inicio de su carrera- este clásico de Gershwin es considerado como el único top 40 en su carrera, Y suena como un pequeño aperitivo de todo lo que vendría luego, en la vasta trayectoria  de la cantante.

4) Missisipi Goddam: Este tema, grabado en el apogeo del movimiento de los Derechos Civiles, es una de  las mejores muestras del repertorio de Simone. Escrita sobre el proceso vivido por los afroamericanos de la época, además, tiene el agregado de que es uno de los pocos temas escritos enteramente por ella.

5) Ne me Quitte Pas: La canción de Jacques Brel toma un nuevo impetú en la voz de Nina. Lanzada a mediados de los 60’s, es quizás uno de los temas más conocidos de Simone. Y el timbre de voz de la cantante, puede erizar todos los pelos de la piel. Sencillamente la hacen otro clásico más dentro de su carrera.

6) See Line Woman: una gran canción que se sostiene sobre el mínimo de percusión  y la voz de Nina, la cual inunda todos los rincones con su sentimiento. Y la interpretación, retrotrae a los campos de algodón, cuando sólo se cantaba a voz y pulso, a fines del siglo XIX.

7) Lilac Wine: Un tema cuya versión original es de  Nina, fue grabada en el primer disco del desaparecido Jeff Buckley, “Grace”, publicado en 1993. Buckey era un acérrimo fan de Simone, y durante su corta y trágica carrera, gastó gran parte de su tiempo grabando covers de la artista, cuyo mejor ejemplo es esta canción.

Más sobre Jazz

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.