Inicio » Jazz »

Siete discos de jazz que no pueden faltar en una cita romántica

¿Está armando una cita de aquellas? Prepare un trago rico, un aperitivo estimulante y una comida distinguida. Aquí le sugerimos la música.

Ésta consiste en una estupenda batería de discos, ya sea para la entrada, el plato de fondo, o  el postre, en sus múltiples formas.

De antemano, nada de free jazz, avant garde y otras hierbas parecidas –puro tarro, diría mi mamá-  como para entrar en shock y mandar todo al carajo.

En fin, para no meter las patas, les presentamos una guía con los siete  mejores  soundtracks de jazz,  ideales  para una cita soñada.

1)      Ella and Louis (1956)  – Ella Fitzgerald – Louis Armstrong: Una de las duplas más importantes no sólo del jazz, sino de la música pop de los 50’s,  hizo su debut con este disco,  que trae temas de George Gershwin, Irving Berlin y otros,  con Oscar Peterson en el piano, Ray Brown en contrabajo y el estupendo Buddy Rich  pegándole a los tarros. Todo lo anterior, aderezado con unos toques de la trompeta de Satchmo. Simplemente fantástico.

2)      Bill Evans Trío – Sunday at the Village Vanguard (1961): Basado en unas sesiones grabadas el 25 de junio de ese año, el talentoso pianista da muestra de una sensibilidad sin límites en este registro, en formato batería, piano y contrabajo. Considerado uno de los mejores discos de su carrera, en él se cuentan composiciones  en las que resaltan una gran fineza y prolijidad en cada uno de los arreglos. Un disco imprescindible.

3)       Miles Davis – Kind of Blue (1959): Sin lugar a dudas, una de las obras maestras del gran trompetista. Más allá de la magnífica formación de músicos, con John Coltrane en saxo tenor, Cannonball Adderley en saxo alto, Bill Evans en piano, Jimmy Cobb en batería y Paul Chambers en bajo, este es un disco que suena fresco, envolvente y que da cuenta de una atmósfera  llena de mística en sus 6 cortes. Sin lugar a dudas, una piedra angular en la construcción del jazz de mediados del siglo XX. Así de simple.

4)      Billie Holiday – Singing The Blues (1954): La gran cantante interpreta una serie de standards en esta grabación, cuya principal característica es una gran cadencia interpretativa, más arreglos simples, sencillos, y que ayudan a potenciar la voz de la que fuera una gran interprete.

5)      Chet Baker  – The Pacific Jazz Years (1994 ) : El legado más importante  de la tormentosa vida de este gran trompetista de la Costa Oeste, fue su gran  discografía, entre los que se destaca éste disco que da cuenta de grabaciones realizadas entre 1952 y 1957, una época en el que reinventó el sonido del cool jazz de la zona de California. Temas tranquilos, arreglos suaves, que invitan al relax. Como para tener en cuenta.

6)      Getz/Gilberto – Stan Getz con Joao Gilberto (1963) :Los aires de Brasil trajeron nuevas energías al jazz. Joao Gilberto junto a Antonio Carlos Jobim, más el saxofonista de be-bop Stan Getz, dieron vida este disco, con la voz de la que fuera su mujer, Astrud Gilberto. El bossa nova se toma la pista con sus letras tristes y cadenciosas, pero con una gran cuota de sofisticación, de parte de los arreglos  de Getz.  Así ha venido millones de copias en todo el mundo. ¡Impresionante!

7)       Music for Lovers Only – Jackie Gleason (1953): El gran comediante de los 50’s y conductor de una gran orquesta,  lanzó este disco a principios de esa década y tuvo como resultado   más de 5 millones de copias vendidas, tan sólo a semanas después de su lanzamiento en 1953. El registro tiene tomas de  estándar de jazz la cual denota una gran obsesión del director de orquesta por trompetas y vientos, que  recuerda a la  música de películas con la actuación de Clark Gable y Cary Grant. Y una verdadera delicia para el auditor. Esencial.

Más sobre Jazz

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.