Inicio » Jazz »

Guía de: Jazz

Zero Tolerance for Silence: El Lado “B” de Pat Metheny

En este texto, te invitamos a descubrir los pormenores de este disco, una completa inmersión del músico, en el mundo del jazz avant-gardé.
Pat Metheny
Foto: Agencias

Pat Metheny

Hasta hace poco era aún un misterio cómo Pat Metheny -uno de los guitarristas cuya carrera se ha transformado en un ícono para los fanáticos de jazz fusión- lanzó esta pieza, marcando muchas reacciones mediadas por una enorme controversia entre sus seguidores.

Para muchos, “Zero Tolerance for Silence” es un punto negro en la trayectoria del artista, ya que, de buenas a primeras, es un disco muy difícil de digerir. El estándar de la música de Metheny, más cercano a lo políticamente correcto, con arreglos prolijos, solos de guitarra limpios y bien trabajados, aderezados con percusión latina, arreglos vocales y la atmósfera sugerente y casi constante de músicos de la talla de Lyle Mays, Herbie Hancock e incluso del argentino Pedro Aznar, simplemente aquí no existe.

En vez de eso, lo único que encontramos en él son cinco partes -grabadas en sólo un día- cuyas duraciones fluctúan entre los 4:18 a 18:32 minutos, donde el ingrediente principal son pistas y pistas de guitarras eléctricas distorsionadas, acoples al por mayor, fraseos dispersos y caóticos, más una apabullante muralla sónica que no deja indiferente a nadie.

En resumen, este disco es a ratos mucho más cercano al Lou Reed de Metal Machine Music, o a los discos más representativos de Frank Zappa, que a todo lo que uno pueda imaginarse sobre este brillante artista.

Bajo este contexto, las críticas al lanzamiento del disco, no tardaron en llegar y muchas publicaciones especializadas lo hicieron pebre al momento de salir. En ellas, los términos “basura” y “pérdida de tiempo” fueron más que constantes.

¿Qué llevo a Metheny el realizar este trabajo?

Pat Metheny
Foto: Guioteca

Portada de Zero Tolerance for Silence. Pat Metheny, Geffen Records, 1992

En aquella época hubo dos teorías que circularon profusamente entre sus seguidores. La primera de ellas, es que el guitarrista, en un afán de expandir aun más sus horizontes creativos, comenzó a coquetear firmemente con el free jazz, impulsado por su participación en el disco “Song X” con Ornette Coleman, realizado en 1983.

La segunda, es que, en la víspera del fin de su contrato con Geffen Records, el músico se dio el lujo de mandar al sello a la punta del cerro, convencido que un disco de estas características no tendría una mayor salida comercial. Pese a que éste fue un secreto guardado por años, Metheny en 2008 desmintió este punto en una entrevista realizada a la revista Guitar Player:

“Ese rumor lo inició un periodista que no se tomó la molestia de escuchar el disco. Y nadie se dio el trabajo de contactarme para descubrir que no fue así. Yo nunca trabajo de esa forma. Esa grabación habla por sí misma en términos musicales. En términos personales es una visión más en dos dimensiones de la música, en un mundo que generalmente funciona en 3D. Yo lo concebí como un disco muy plano, y eso fue exactamente lo que estaba destinado a ser”, señaló en su oportunidad.

Sin embargo también tuvo sus defensores.  El guitarrista, compositor y frontman de Sonic Youth,  Thurston Moore, se refirió a “Zero Tolerance for Silence” como “…la grabación más radical de esta década… un nuevo hito en música de guitarra eléctrica… quemando, volando, fragmentos retorcidos de un proceso de acción pensado en guitarra. Un trabajo incendiario por un maestro impredecible, un reto para los que retan…”.

Así el rock and roll ganó un nuevo aliado.

Para muestra,  este video:

Imagen de previsualización de YouTube

Más sobre Jazz

ComentariosDeja tu comentario ↓