Guía de: Kinesiología

Dolor lumbar y sus factores de riesgo

Se trata de un dolor frecuente que afecta a entre la mitad y 75% de la población adulta durante su vida. Conoce sus factores de riesgo e identifica si tienes alguno.

De todos los dolores que podemos experimentar a lo largo de la vida, el dolor lumbar es el más común. Se estima que entre la mitad y ¾ de la población adulta experimentará dolor lumbar en algún momento de su vida. Y aparentemente sólo un 10 a 20% nunca tendrá problemas de columna.

Dolor espalda
Foto: El Mercurio

Entre un 50 y un 75% de la población adulta sufrirá dolores lumbares.

¿Cómo saber en qué grupo te encuentras? Difícil conocerlo con certeza. Sin embargo, existen factores de riesgo relacionados con el dolor lumbar. Vale la pena conocerlos porque quizás modificando algunos hábitos o ciertas conductas puedes prevenir o aminorar el dolor. Ahora, debes saber que aunque no tengas ningún factor de riesgo, aún puedes experimentar un episodio de lumbago.

Diversos factores

Existen factores individuales y asociados al estilo de vida, hay factores físicos y por último, pero no menos importante, factores psicosociales. Que exista una historia de dolor lumbar en la familia, tener el hábito de fumar, el sobrepeso, poca fuerza y flexibilidad muscular son algunos factores individuales.

Dentro de los factores físicos se encuentran aquellos que tienen que ver con la postura y el tipo de trabajo. Personas que trabajan sentadas todo el día y que además deben girar siempre en el mismo sentido por ejemplo, son factores físicos relevantes.

Los factores psicosociales son muy importantes cuando hablamos de dolor lumbar. En general se asocian más con el dolor crónico, pero se ha demostrado que también se relacionan con el dolor agudo. De entre ellos el estrés, la depresión y la ansiedad son frecuentes e influyen negativamente en todos los ámbitos de nuestras vidas incluso en nuestra columna.

La columna vertebral es como nuestro eje. Además de brindar protección a la médula espinal es nuestro principal soporte óseo. De ella salen los nervios periféricos que van a las extremidades y nos permiten movernos y sentir.  Se compone de pequeños huesos que van uno encima de otro llamados vértebras. Entre ellas se localiza el disco intervertebral, tejido no óseo y fundamental en la mecánica de columna.

Dolor lumbar
Foto: El Mercurio

Las personas que trabajan todo el día sentadas están más expuestas a sufrir dolores lumbares.

La columna se divide en tres: cervical, dorsal y lumbar. Si bien tienen funciones similares, tienen características específicas que vamos a ir conociendo según el tema a tratar. La columna lumbar y la cervical son más móviles y, por ende, más propensas a gatillar dolor.

Por ahora quiero que conozcan los factores de riesgo relacionados con el dolor lumbar. No todos son modificables, pero de entre los factores físicos hay varios que podemos intervenir para cuidar nuestra columna. Por esto lo principal es tomar conciencia sobre nuestra postura, qué factores individuales tenemos, cuáles pueden ser modificables, qué características tiene mi trabajo que podría estar afectando mi salud y la lista es larga.

La idea es comenzar a identificar ciertos patrones que quizás estás haciendo en forma repetida y que, a la larga, puede traer problemas. Te invito a identificar tus factores de riesgo para que lentamente nos introduzcamos en el mundo de la columna. Sus mitos, presentaciones de dolor, tratamientos y todo lo relacionado en torno a ella.

Más sobre Kinesiología

ComentariosDeja tu comentario ↓