Inicio » La U »

Guía de: La U

¿Cómo jugará la U con Darío Franco?

Esta vez la ronda de postulantes con Azul Azul tuvo un exclusivo interlocutor, confirmándose la llegada de Darío Franco por un año a la banca de la U.

Sampaoli, Beccacece y Desio ya son historia en la U, una de las más grandes y felices del pasado azul. Llega Darío Franco con tan bajo palmarés como el que tuvo en su momento el actual seleccionador nacional, quien ahora dirigirá a la roja con la panza llena de títulos logrados con la U y donde apostará a un recambio en el plácido camarín de Chile.

La llegada de Franco calma la ansiedad de no tener al menos un responsable técnico de la U para la próxima temporada que parte en enero. El cordobés arriba con mucha ilusión a su primera responsabilidad con un grande de verdad, dicho esto con todo respeto por Morelia, Tecos y Atlas en México, como por los argentinos San Martín de San Juan e Instituto de la docta Córdoba.

Ya hay perfilamientos sobre como pretende jugar o las cualidades que se le atribuyen desde la vereda del Bielsismo, una ruta aprovechada comercialmente por nuestro Leo Rodriguez, quien se despachó por estos días con un ahumado: “Bielsa, Sampaoli y Franco son más o menos lo mismo, con pequeñas diferencias”.

Darío Franco
Foto: Cristian Soto

Menos verticalidad anunció Franco, sí el mismo protagonismo en cualquier cancha, la misma presión sobre el balón y dinámica colectiva, son un escueto manual de convivencia con la banca heredada que el extraordinariamente cauteloso Sierra calificó de “fierro caliente”.

Acierto de la directiva

Es bueno que la directiva de la U esta vez acierte al menos en lo que debe exigirle al nuevo técnico, la apuesta con Franco es por un año de contrato y gradualidad en las regalías y premios por objetivos logrados, pero el argumento dirigencial no se sustenta al contrastarlo con lo que la cruda realidad de los últimos meses nos señala. Penosamente, debo anticipar que es muy probable que no llegue a la U el acerero Lorenzo Reyes, un buen recambio para Charles Aránguiz o incluso de Eugenio Mena, dos que están en la pista de despegue que tiene la U.

Fue una buena salida para Sampaoli irse a la roja, parte de cero con mucho crédito y aliento. En la U, su única fórmula estaba dando claros síntomas de desgaste y la prueba es que cada vez era más frecuente que los rivales le tomaran el pulso clausurándole las bandas y metiéndole presión sobre el balón, comenzándolo a rifar para la dividida del Enzo, sin procurar buena y rápida salida desde el fondo. Peor todavía frente a Unión Española donde nos fuimos de goleada y boleta.

Dependerá de Franco, su trabajo permanente junto a su cuerpo técnico y su relación con los jugadores para ver hasta donde tiene tiza en el taco para sortear con éxito este trance. Si busca finalmente la cercanía con el plantel –sin esa distancia que imponía el mismo Sampaoli y acrecentada con Bielsa- veremos la primera concesión para un grupo de jugadores que más que éxitos para la U desean ver concretadas prontamente sus aspiraciones de exportación a mercados más rentables.

Los refuerzos que llegarían –Díaz, Fernández y Cortés- están en sintonía con el nivel del medio local y no garantizan más de lo que hay en casa, ficción que aguanta hasta que nos topemos con rivales de mayor nivel como Boca, Santos, Sao Paulo y si las cosas no andan bien los podríamos encontrar en la competencia local.

La novedad puede estar en el protagonismo de Duma, ya anticipado en el final del anterior ciclo y que probablemente apunte a ser el primer promovido del 2012 con miras a una transferencia con beneficios económicos íntegros para la U.

El beneficio del crédito futbolístico –limitado- para Franco llega ante el hecho de que, afortunadamente, a la gente de la U ya no le da lo mismo la forma como se juegue.

Ojalá la directiva este año que viene tenga más fortuna: si no en las contrataciones, en sus declaraciones.

Más sobre La U

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.