Inicio » La U »

Guía de: La U

¿Debe Marino partir de la U o merece quedarse?

El conductor azul vence contrato en algunas semanas, crecen las especulaciones sobre su partida.

La edad del jugador azul Guillermo Marino es una variable tan importante como lo que haga en la cancha, en Europa se pagan fortunas por los veinteañeros, pues tienen muchos años para amortizar la inversión realizada, en cambio por un jugador mayor el espacio de maniobra es mucho menor.

Willy Sailor, como lo conoce la hinchada, llegó con Pelusso, aguantó el cimbronazo del arribo de Sampaoli, se adaptó a otro estilo de juego, se las arregló para siempre estar y hacerse necesario, y se quedó para siempre en el corazón del León azul por lo que aporto a los logros históricos del 2011.

Sin duda que es la edad y no su nivel de juego lo que complica hoy, su cuidado control del balón es siempre una opción de salida con bajos riesgos para el fondo azul y desde su empeine derecho salen muy buenos estiletazos habilitadores con precisión de un cirujano experto.

Guillermo Marino
Foto: Claudio Bueno

Si bien es cierto que su nivel de juego es destacado a nivel nacional y tiene techo en el ámbito internacional, Guillermo es un jugador muy necesario para la U y por tanto las opciones de contrato deberían ajustarse en: lo presupuestario –el costo del pase y sueldo del jugador- y en la capacidad futbolística que se pierde, algo menos claro de determinar si no se sabe mucho de fútbol.

Hagamos como Willy y pongamos la pelota bajo la suela:

¿Qué volante de la U tiene la ductilidad para ser salida clara y confiable, llegar al área, habilitar al gol y además cuando sea necesario hamacarse y meterse a trabajar en la zona de contención y antes procurar con sutileza la recuperación del balón?

Pese a que no brilla en la función de rompeolas, Marino es un hombre difícil de reemplazar hoy, si revisamos los nombres de los volantes de la U hay mucha distancia de rendimiento real con sus potenciales reemplazantes. Revisada la plantilla no hay ninguno que pueda cumplir en plenitud con sus características y rendimiento actual e incluso hay nombres que están claramente bajo él como Videla o Velásquez, ambos extranjeros y asiduos visitantes de la banca.

La seducción de disponer de un cupo de extranjeros puede llevar a una decisión de marginación, si es que se dispusiese de algún proyecto de contratación que encantara ese duro rubro después de tantos fallos en los refuerzos, especialmente de los extranjeros.

La probable partida de un titularísimo como Charles Aránguiz puede accionar a favor de una permanencia acotada de Willy, la dirigencia azul no debiese tener problemas en ofrecer un año más de contrato, pero la expectativa del jugador y de su representante es cerrar digna y rentablemente su carrera como futbolista con un nuevo contrato de tres años o a lo menos de dos.

Allí está la diferencia principal de hoy entre Marino y la U. Puede que los tiempos y velocidad de Azul Azul para tomar decisiones no estén a la orden y el movimiento del representante le consiga a Marino un buen lugar, incluso en Chile. Ojo! que en las veredas cercanas habrán muchos movimientos.

El técnico ya está claro que seguirá cuidando su amenazada plaza y no pondrá problemas en intentar en vano arreglarse sin él. Así como en su momento le sacó peso a su mochila y excluyó de la titularidad a Videla antes de su lesión, puede que ahora le cueste más acatar, asumiendo Franco más riesgos de los que ya maneja.

Si no se puede reforzar la posición y el rendimiento con un jugador joven, con proyección, de tentador valor, talentoso y rendidor como Marino la opción lógica es negociar la prórroga de Guillermo en la U.

Entonces, es mejor tomar un buen ansiolítico a la espera de las decisiones de Azul Azul.

Más sobre La U

    Tags:
ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.