Inicio » La U »

Guía de: La U

¿Está bien que Rodrigo Sepúlveda pida sancionar a la U?

La tensa e interminable espera de la solitaria fecha chilena de las clasificatorias tiene condimentos especiales con la puesta en servicio de la nueva ley de violencia en los estadios.

La promulgación de la Ley N°19.327 que fija normas para la prevención y sanción  de hechos de violencia en recintos deportivos con ocasión de espectáculos de fútbol profesional, además de brindar un marco normativo cuya efectividad está por confirmarse obliga a cada club de fútbol profesional -y no a las sociedades anónimas deportivas, entidades gestoras de los clubes- a llevar un padrón completo y actualizado de barristas. La inconducta dentro y fuera de los estadios, antes, durante o después de los partidos arriesga a lo menos una sanción de presidio menor en su grado medio.

Un hecho trascendente en la historia del fútbol chileno y de la relación entre las barras y los clubes, y como se ha comprobado: entre los barristas y los dirigentes y jugadores de los equipos a quienes se entrega un aliento rentado.

Rodrigo Sepúlveda

Foto: LUN

Al evento conmemorativo del cuerpo legal concurrió, entre otros, el presidente del último equipo sancionado por violencia en los estadios, don Carlos Tapia, quién cada vez que puede enfoca y se dedica a atacar a la U y a pedir sanciones para el chuncho, como si ya tuviera solucionados todos los innumerables problemas en su club deportivo; y como si la propia U no hubiese sufrido ya costosas sanciones luego del partido contra Iquique en Santa Laura.

Tapia, presidente de una corporación muy pequeña que apenas supera los trescientos socios, intenta embarrar la cancha -como si el tribunal de disciplina de la ANFP no hubiese sancionado nunca a la U- en el honorable acto de promulgación de una ley que precisamente intenta contener conductas en las que él incurrió al relacionarse como directivo -nada menos-  con el jefe y con la barra brava alba. Su declaración a lo menos es audaz, circense y atrevida.

Pero la olita siguió su curso y como en un ensayado varieté de arenas dieciocheras, el comentarista de Mega, Rodrigo Sepúlveda, cerró su intervención noticiosa pidiendo sanciones igualitarias para la U por los petardos o bombas de estruendo activadas desde la tribuna familiar del costado nororiente del Nacional. Como si las acciones en cuestión fuesen similares o hubiesen puesto en riesgo de igual forma el espectáculo o a sus protagonistas en la cancha.

Prestar ropa al cacique

Curiosa la oportunidad elegida por Sepúlveda para prestar ropa al cacique y amedrentar a la dirigencia de la U, que claramente se ha puesto del lado del civismo que la gran mayoría de los hinchas claman. En momentos que toda la afición está en vigilia esperando el duelo de Chile frente a Colombia, tal vez sin nada mejor que decir reacciona a la digitación de turno para meterle presión al tribunal de disciplina de la ANFP que deberá evaluar, objetivamente, el informe del árbitro del encuentro entre la U y Wanderers: Patricio Polic.

Sepúlveda, que comparte panel con Guarello en ADN Radio, debiese revisar con objetividad las graves y violentas imágenes del partido de los albos con Audax en La Florida y compararlas –si es que no estuvo en la cancha o no vió el partido del recién pasado domingo por televisión- con los petardos que se escucharon en el Nacional, y después de una reflexión seria decir con un mejor fundamento si corresponde o no que a la U se deba sancionarla jugando de local sin público.

Más sobre La U

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.