Inicio » La U »

Futuro de la U: ¿Se puede creer en José Yuraszeck?

El actual presidente ha ofrecido muchas cosas a la hinchada de la U, promete mucho pero cumple poco.

Guía de: La U

El mundo del fútbol chileno, ya comenzando el año 2013, prosigue su vértigo semanal, metiendo marchas rápido apuntando hacia fines de mayo con el término del Campeonato “de transición”, abandonando los formatos semestrales a uno anual que vaya desde primavera a otoño, entregando mejores posibilidades de transmitir encuentros gracias al monopolio legal de las transmisiones del futbol en Chile.

Es la vaca lechera del siempre desfinanciado fútbol chileno y sus gastos, en este sistema un grupo de empresarios chilenos posee la concesión a lo menos hasta el año 2037 del nombre, símbolo y emblemas de la Universidad de Chile.

Los éxitos alcanzados por la presidencia de Federico Valdés son una molesta piedra en el zapato para José Yuraszeck, a las tres estrellas y la Copa Sudamericana 2011 de la gestión anterior solamente puede mostrar el Torneo Apertura 2012 casi milagrosamente logrado frente a O’Higgins.

José Yuraszeck

Foto: LUN

Desde que asumió su labor como Presidente de la sociedad concesionaria Azul Azul S.A. ofreció equipos altamente competitivos y plantarse como favorito de cada competencia en la que participase, obviando desde su retórica que emparejado a los logros deportivos y económicos, por la vía de las importantes ventas que periódicamente realiza la U, está el éxito en el recambio de la plantilla, instancia en que no sólo está al debe sino que ha comenzado a delinear su propio fracaso.

A los millonarios ingresos por transferencias que también debió asumir (Eduardo Vargas, Canales, Marcos González, Junior Fernández, Marcelo Díaz, Angelo Henríquez y Matías Rodríguez) que deben estar cerca de los 30 millones de dólares, hay que restar directamente los fracasos rotundos en los costos de los pases de Pérez García, Morante, Civelli y Videla, a los que si se sumasen sus rentas mensuales pueden llegar a disminuir en un tercio la cifra de las ventas.

La columna de las pérdidas también es millonaria en la U, cuando hay títulos y estrellas se puede tapar el sol con un dedo el rato que se necesita, pero cuando hay sequía de títulos, como la que está comenzando a transitar la U, no se podrá sostener el mito demasiado tiempo.

Hoy el presidente Yuraszeck se equivoca al ofrecer, aún moderadamente, la ilusión de la Copa Libertadores o los torneos locales cuando se tiene un nivel de juego muy por debajo de lo que tuvo Sampaoli el 2011 y menos aún del vuelito que dejó el 2012.

Con el fútbol de Franco la U pasó apuros como local frente al modesto Deportivo Lara venezolano y en el torneo local está en 12° con dos goles marcados en tres partidos, más un baile recibido de Unión Española.

En un torneo corto del que ya se ha jugado casi la cuarta parte del fixture no hay tiempo para reaccionar, la U está a seis puntos de los cruzados punteros y el partido pendiente con Wanderers no está ganado ni mucho menos.

Las sombras que se ciernen sobre el presente de la U aparentemente no afectan a Yuraszeck, quién atribuye a los municipios sus errores en la dirección azul para lograr un estadio digno de la hinchada de la U, sin proponer él proactivamente un modelo de negocio que haga hacer filas a los alcaldes y consejos municipales ofreciendo localía permanente para la U en sus comunas.

Si el puertomontino está solamente para lo fácil, pasará a la historia como el presidente de la U que lo tuvo todo para quedar en la historia feliz del chuncho, pero que no logró sortear con éxito los problemas, dedicándose solamente a hacer buenas ventas y malas y caras compras de los recambios.

Más sobre La U

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.