Inicio » La U »

Guía de: La U

Johnny Herrera, el peor error cometido fuera de la cancha

Bastante caro le resultará a Herrera el haber conducido desde las fondas de Maitencillo en las pasadas Fiestas Patrias.

En una ya lejana jornada, Johnny Herrera, aprovechando un pequeño receso de Fiestas Patrias, alejado de la férrea disciplina y trabajo de su entonces técnico –Jorge Sampaoli- tentó a su suerte conduciendo sin una licencia de conducir válida a la salida de las fondas de Maitencillo.

Al interior del recinto había sido advertido por un familiar cercano y consanguíneo de la estudiante universitaria que falleció aquella aciaga madrugada de diciembre del año 2009.

Johnny Herrera

Foto: Rubén García

Es destacable en Herrera haber logrado mantener en alza un rendimiento profesional muy importante sobre el cual la U cimentó el logro de la Copa Sudamericana sobrellevando un proceso judicial de esta envergadura y riesgo, pero también es muy cuestionable su falta de profesionalismo para haber cometido la torpeza de conducir a la salida de una fondas, situación que todo el país asocia al consumo de bebidas alcohólicas.

Con esa más que distraída acción, Herrera puso en jaque a su propia defensa judicial, quienes lo habían blindado con las garantías de un proceso pleno y además demasiado justo para su parte, pues además pudo allegar recursos compensatorios –dinero- para una expresión mitigadora del dolor de una familia que perdió a una mujer muy joven.

Se equivocó Macarena esa noche al intentar el cruce, pero Johnny también lo hizo antes de conducir y durante su desenfrenada carrera por Américo Vespucio. Ella pagó cuantiosa e irreversiblemente su error con su vida, mientras Johnny hasta antes de las Fiestas Patrias estaba al día con sus cuentas con la justicia merced a un proceso correctamente llevado por su defensa, al que cualquier persona tiene acceso si concurren los medios económicos y sociales.

Con la infracción cometida en Maitencillo demostró que no había enmendado su conducta como ciudadano y que no merecía la autorización para conducir un automóvil, pues expone aún de modo menor –y como muchísima gente aún lo hace cada fin de semana- la vida o la seguridad de quienes circulan por las calles.

Ahora, después del muy largo camino para retornar a la selección nacional, queda muy expuesto civilmente, pues hay antecedentes adicionales que deberán ser sometidos a análisis y ponderados por la justicia, como su circulación superando largamente el límite de velocidad de la autopista los minutos previos al fatal accidente.

El nuevo proceso abierto probablemente complicará su participación en la selección nacional si la fiscalía lo requiere en las próximas semanas o en febrero, donde hay fecha FIFA o incluso en marzo, cuando se juegan el partido clave frente a Perú. Lo mismo en caso de defender a la U, pues además de los torneos nacionales, el chuncho comienza la Copa Libertadores en Santiago el martes 12 de febrero y prosigue con el ganador de la llave G4 el martes siguiente en Asunción o Montevideo.

Por donde se le mire, el ir de carrete a las fondas de Maitencillo e intentar conducir con un duplicado ilegal de una licencia de conducir puede ser el peor error en la carrera deportiva de Johnny Herrera. El otro ya está en primer lugar de su vida como ciudadano.

Más sobre La U

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.