Inicio » La U »

La dolorosa profecía cumplida de Federico Valdés

Al cierre de los festejos del 2011 el ex Presidente de Azul Azul anticipó la dificultad en repetir esos logros prediciendo la escasez de éxitos que vive la U hoy.

Guía de: La U

Triste final tuvo el orgulloso ex campeón 2012 del fútbol chileno. Con el cierre del Apertura del año pasado en el zapatazo de Marino en el minuto 92 tuvo sus últimos destellos de la grandeza del 2011. Hoy derrotado por Rangers como local, ratificó sus debilidades defensivas rematando en un modesto quinto lugar en el campeonato chileno, algo lejano de los planes directivos de comienzos de año.

Que el plantel es estelar y competitivo a estas alturas solamente lo sostienen los directivos azules que buscan algunas figuras de corte económico que acompañen el semestre final de Franco en la U. Sorprendentemente son varios los comentaristas de noticiarios que sostienen que los dirigentes de la U “saben de fútbol”, el quinto lugar y los gastos de este 2013 dicen exactamente lo contrario.

Cuesta mucho reconocer caros errores y la continuidad de Franco es un claro ejemplo de ello. De amplio conocimiento es su falta de manejo de la plantilla y en la conformación táctica del equipo, donde su primer error fue ponerle freno y un “sello personal” a una maquinaria diseñada para atacar y a la que solamente cabía hacerle mínimos ajustes.

Federico Valdés

Foto: LUN

¿Tuvo razón Federico Valdés el 2011?

Las únicas justificaciones para Franco son las recurrentes ausencias por convocatorias a partidos de segundo orden de la selección y las lesiones que asolaron a los jugadores azules todo el semestre.

En lo futbolístico muy poco.

Derrotado sin atenuantes por Olimpia y Newell’s, ambos equipos aún con chances de avanzar a semifinales de la Copa Libertadores, dos buenos equipos sudamericanos, pero en absoluto invencibles, tal es así que la U ganó en Rosario acercando una esperanzadora antorcha de verano que pronto se apagó.

El torneo local tuvo algunas fechas finales que encendieron la ilusión de llegar a  la lucha final por el cetro del futbol chileno en un campeonato marcado por la irregularidad de los equipos que fueron protagonistas de la liga chilena.

Hoy se puso de moda Unión y nadie le tira pelos a la sopa, pues es de mal gusto hablar de sus notorios altibajos en circunstancias que arrebató solamente por diferencia de goles la estrella a los cruzados, los que aún reclaman por el sorprendente e intenso “ritmo ariqueño” que los complicó, obviando los groseros “errores” del golero de Palestino frente a los hispanos en la fecha anterior.

Fue muy inusual ver a un arquero experimentado atajar tiros suaves con los antebrazos y conceder rebote o salir del arco como en la pista de un circo, raro que todos lo olviden o miren para otro lado.

La U solamente logró –durante el rato que anduvo bien- la Copa Chile y de esta precaria forma mantenerse en el plano internacional este segundo semestre, lo que será posible hasta que se encuentre con su actual techo futbolístico, algo que bien podría ser enfrentar cualquier equipo colombiano o ecuatoriano por la complicación de visitar esas tierras y alturas.

Federico Valdés fue demasiado premonitorio a fines del 2011: “No se puede llegar más arriba que esto … Es muy difícil que alguien pueda repetir esto”, fueron algunas de sus expresiones, lo que no pensamos es que iniciaríamos este descenso por un tobogán que le tiene bien tomada la mano al chuncho.

A la Directiva de Azul Azul también le será muy difícil repetir los números de los años anteriores, pues el 2012 incluyó parte de las ventas anteriores, así que la presentación del balance 2013 se ve complicada, pero no imposible de manejar comunicacionalmente.

Tal vez haya alguna maqueta de un ficticio estadio que mostrar a la prensa del día o salir de la mano con algún alcalde que esté dispuesto a conversar acerca de un escenario para la localía de la U que a estas alturas es más sueño que nunca.

Sin cumplir ninguno de los grandilocuentes anuncios en relación al estadio de la U, sin más proyecto que ahorrar todo lo que se pueda a la espera de las ventas de jugadores que tardan hoy y con un técnico errado que tiene su ritual de aspavientos al borde del campo, la U aprovecha la delirante pasión de sus hinchas para zafar comunicacionalmente de un mal 2013.

El chuncho aguanta todo, si nos fuimos al descenso.

Más sobre La U

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.