Inicio » La U »

U 2013: ¿Cuáles son las razones de su preocupante presente?

El exitoso modelo comercial de Azul Azul está comenzando a mostrar grietas enormes y en la cancha el hincha azul cambia gozo por sufrimiento.

Guía de: La U

La pasión azul comienza a ponerse a prueba. Después de un gran ciclo 2011 y parte del 2012, Sampaoli al final encontró una oportuna puerta de salida al ser convocado de urgencia a la selección chilena cuando su rendimiento con la U tocó techo (en Japón, con Boca, con Santos, etc.), iniciando una pronunciada pendiente descendente.

Precisamente es otra amplia e inobjetable derrota frente a Unión la que provoca este análisis. Lo que mostró la U en la cancha supera totalmente la preocupación y, peor aún, la dirección técnica de Darío Franco, quien está comenzando a explicar el tono y pendiente de su carrera como técnico en México, Argentina y ahora en Chile.

La U solamente mostró actitud en los primeros minutos para arrimarse en territorio hispano antes de comenzar a errar en el estilo extremadamente individualista en algunos de sus jugadores, encarnado en lo que hacen en la cancha Ramón Fernández, Sebastián Ubilla, Roberto Cereceda y en menor medida Juan Ignacio Duma.

Problemas en la U 2013

Foto: Agencias

Darío Franco ha tenido que lidiar con la partida de varios jugadores.

Más de tres jugadores de campo que hacen de su juego una provocación permanente para el lucimiento y búsqueda del éxito personal, es demasiado para un equipo que sostuvo en el colectivismo el desequilibrio ganador que ilustró una forma de jugar en Chile y que ahora paga las culpas del éxito económico.

Se puede sostener una política de ventas permanente cuando existe un recambio exitoso, cuando ellos no rinden cambiará el signo financiero en la ecuación del negocio del fútbol en la U. Del lado de los números rojos hay que recordar los casos de quienes con un alto costo han llegado al CDA y que no rindieron o no rendirán (Morante, Civelli, Videla, Fernández) o aquellos jugadores de relleno que suman un discretísimo aporte a la U como Morales, Ponce y Pasaglia.

El confundido técnico asumió forzadamente riesgos enormes al poner línea de tres con Cereceda de cuarto zaguero, quién a veces llega a cerrar bien. El primer gol de Unión es del técnico al poner al inexperto Moya con el intrascendente Pasaglia a cargo de un callejón por donde pasó Scotti para quedar mano a mano con Herrera.

En el caso de Moya (19) está usando e incendiando a un zaguero que no destaca pero si se está quemando con la serie de derrotas en las que participa (Palestino, Nacional de Paraguay y Unión), todas con muchos goles recibidos.

Lo de Pasaglia puede ser un pesado salvavidas para Franco de insistir con él en un rol de mediocampo clave, donde jugaba y brillaba Marcelo Díaz, afortunadamente tiene de regreso a Martínez quien le puede dar la mano a un técnico en apuros y que necesita con urgencia soluciones en la cancha, tiene variantes pero no se sabe a estas alturas si las sabrá usar.

Más allá de un penal mal cobrado, y los errores del mal árbitro, la U padeció con el juego atildado y efectivo de los hispanos, en el segundo tiempo los rojos bailaron a la ineficaz zaga azul, al final Unión nos hizo precio y el 0-3 fue hasta decoroso pese a los arrestos finales que pudieron estrechar el marcador.

No tiene mucha capacidad de maniobra el técnico azul, nominalmente tiene una abundante plantilla, pero no tiene rendimientos colectivos para un planteamiento efectivo sobre el cual progresar. Su equipo recibe muchos goles y tiene repetidas ausencias de jugadores que son pilares de campaña convocados a la selección o nuevas prolongadas lesiones como las de Osvaldo González y Charles Aránguiz.

A estas alturas de un mal comienzo de temporada sería una agradable sorpresa ver a la U rendir sostenidamente en la cancha e imponerse a sus rivales, pero le está costando mucho y el partido contra Deportivo Lara será un enorme parámetro internacional para un equipo que verbalmente mantiene ilusiones.

El técnico está claramente confundido en lo que pretende lograr reflejado en cómo le están respondiendo los jugadores en la cancha. Su propuesta de mayor elaboración no logra pisar siquiera el área y cae fácilmente preso de los inútiles centros.

Con lo que ha mostrado la U este verano el pronóstico para lo que viene este semestre es derechamente malo, ojalá me equivoque.

Más sobre La U

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.