¿Cómo es La contadora de películas de Hernán Rivera Letelier?

María Margarita es una niña de once años que vive en la pampa y tiene un don especial; cuenta tan bien las películas que llegan al pueblo que hay quienes prefieren escuchar (y ver) la película desde su relato en lugar de ir al cine.

Guía de: Literatura Contemporánea

No es novedad que para Hernán Rivera Letelier la pampa, el norte y las salitreras son parte fundamental de su obra, y La contadora de películas (Alfaguara) no es la excepción. Esta es la historia de María Margarita, una niña de once años, la menor y única mujer de cinco hermanos, hija de un padre fanático de las películas -en especial las mexicanas- y de los nombres que empiezan con la letra M, por lo que su padre quería llamarla Marilyn Monroe, pero gracias a la negativa de su madre quedó como María Margarita, manteniendo la letra M en sus iniciales, igual que todos sus hermanos y su padre, y los padres de su padre.

La familia de María Margarita era fanática del cine, era el panorama familiar favorito, siendo casi siempre los primeros en entrar para ver una película. Esta rutina familiar se pierde cuando el padre de María Margarita sufre un accidente en la salitrera, quedando con sus piernas inmovilizadas por lo que debe dejar de trabajar y la familia sufre del abandono de la madre y el alcoholismo del padre.

Contadora películas

Foto: Alfaguara

Frente a tan desolador panorama, lo único que le queda a la familia de María Margarita es el cine y sus películas, pero tienen el problema de la falta de dinero, por lo que el padre decide realizar un concurso; se elegirá al mejor de los cinco hermanos para contar las películas y que sea el encargado de ir al cine y luego contarlas de vuelta en casa. Triunfo sorpresivo para María Margarita quien poco a poco empieza a tener público y su show es cada vez más completo, incluyendo disfraces y cantos.

María Margarita cada vez se esfuerza más en su oficio de contar películas, con tan buenos resultados que decide adoptar un seudónimo, un nombre de fantasía igual que Marilyn Monroe, eligiendo después de una intensa búsqueda y combinaciones el nombre de “Hada Delcine“, perfeccionando cada vez más el arte de contar y de mostrar, que no la deja sin algunos problemas como confundir los recuerdos con fragmentos de películas o atribuirle a alguno de sus hermanos alguna situación vista en la pantalla grande.

Si bien La contadora de películas es un libro entretenido, con una narración ingeniosa y divertida a cargo de María Margarita, Hernán Rivera Letelier mantiene siempre presente la realidad de la pampa, de las salitreras; el destino que corren los niños, la gran cantidad de alcoholismo y la dependencia que tiene con otras ciudades como la capital y el puerto.

Con una prosa liviana pero sensible a la vez -algo difícil de conseguir, pero que a Rivera Letelier le funciona muy bien- esta historia nos lleva desde el esplendor a la decadencia, desde la esperanza a una dura realidad, la realidad de un pueblo abandonado y de una niña que confunde la ficción con la realidad.

La contadora de películas es un libro que no sólo nos invita a leer e imaginar, a enamorarnos del arte de contar y de mostrar, como lo hacía María Margarita, sino también para conocer la realidad de un lugar tan lejano y solitario como la pampa.

Más sobre Literatura Contemporánea

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.