Guía de: Literatura Contemporánea

Bolaño, un héroe que nunca dejó de ser escritor

“A veces me creía pésimo, a veces fracasado, pero siempre un escritor”, comentó alguna vez el escritor chileno que siempre tuvo claro su norte a pesar de las dificultades, lo que hoy permite disfrutar de su legado.

Hoy en la mañana pensaba en la valentía y en los héroes.

Roberto Bolaño

Foto: EFE

Bolaño persiguió incansablemente su sueño de ser escritor.

Creo que en el inconsciente colectivo de nuestro pueblo cuando pensamos en héroes nacionales, de inmediato se nos vienen a la mente imágenes de O’Higgins, Prat o Manuel Rodríguez (no mencionaré a otros para no politizar, ya que acá estamos para disfrutar y reflexionar, sin sesgos políticos que lo único que hacen es dividir a las personas).

No digo que esto esté mal, pero sí puedo decir que es un pensamiento incompleto. ¿Qué pasa con los valientes que se atreven a ser escritores en nuestro país?

Somos un país afortunado, tenemos dos Premios Nobel de Literatura, Gabriela Mistral y Pablo Neruda que nos invitan, nos motivan e impulsan para seguir sus caminos, sea en prosa o verso, simplemente seguir su camino.

Pero algo pasa en ese camino, que nos hace desconocer la cantidad de valientes que emprendieron ese camino y no pudieron seguirlo, o lo que pasa durante ese camino que hace que grandes escritores chilenos, terminen su camino en otro país, como es el caso de Neruda y Huidobro que terminaron su camino en Francia, la Mistral en Estados Unidos y Roberto Bolaño en España.

Nocturno de Chile

Foto: El Mercurio

En "Nocturno de Chile" Bolaño nos muestra el difícil camino de la literatura en Chile.

Hoy quiero hablar de Roberto Bolaño, fallecido el 2003 a la edad de 50 años, víctima de una insuficiencia hepática. ¿Por qué quiero hablar de Bolaño? Porque él fue valiente, empezó el camino de la escritura y no lo abandonó nunca, como él mismo dijo alguna vez“A veces me creía pésimo, a veces fracasado, pero siempre un escritor”.

Bolaño es un héroe, que abandonó su tierra y enfrentó inmensas adversidades persiguiendo su sueño en este camino literario que terminó antes de tiempo, lejos de su tierra.

Y es que Roberto Bolaño fue tan generoso, que en su novela Nocturno de Chile nos habla de lo difícil que es seguir el camino de la Literatura en nuestro país, de lo cerrados que son los círculos intelectuales, de lo difícil que es pertenecer a esa elite cuando el precio de entrada más que el talento, son los apellidos y las influencias. Bolaño nos muestra cómo hacerse el merecido espacio.

En su libro de cuentos Llamadas Telefónicas el contexto es otro, dejamos atrás las elites sociales durante un período álgido para la cultura como lo fue la dictadura, y nos adentramos en las realidades de escritores, soñadores y luchadores que viven en España persiguiendo oportunidades hasta hacerlas propias, participando en todo concurso literario que apareciera, con tal de mantenerse vigentes y que sus nombres resonaran en la esfera literaria de la época.

Es por esto, y mucho más que Roberto Bolaño fue y seguirá siendo un héroe, porque nunca abandonó el camino, no se dejó vencer por situaciones, personas ni momentos, y porque su legado es un regalo incalculable para todos nosotros. Porque nos regala la esperanza, que otros valientes como él sean premiados y reconocidos alrededor del mundo, y sigan, hasta el día de hoy, así como él,  llenando las vitrinas de nuestras librerías.

Gracias Roberto.

Más sobre Literatura Contemporánea

ComentariosDeja tu comentario ↓