Guía de: Literatura Contemporánea

Los restos del día, de Kazuo Ishiguro: Guía del mayordomo

Kazuo Ishiguro nos presenta la historia de Stevens, un mayordomo que tras servir durante más de treinta años en la mansión inglesa de Darlington Hall, vive el cambio de su patrón.

Kazuo Ishiguro, escritor inglés, nació en Nagasaki, Japón, en 1954. En 1960 su familia se traslada al sur de Inglaterra donde realiza sus estudios y comienza su ascendente carrera como escritor, llegando a ser hoy, uno de los escritores contemporáneos más importantes de Europa, siendo sus obras traducidas en varios idiomas.

En Los restos del día, Ishiguro nos sitúa en la Inglaterra de la post guerra, en 1956, donde Stevens, el mayordomo de la gran mansión de  Darlington Hall decide realizar un viaje. Durante los últimos treinta años, Stevens a servido en Darlington Hall, siendo el último año, un año lleno de cambios. Lord Darlington, el patrón de Stevens muere y la mansión es vendida a un estadounidense, Mister Farraday.

Los restos del día
Foto: Anagrama
Como Mister Farraday divide su tiempo entre Estados Unidos e Inglaterra, éste le ofrece a Stevens su auto durante uno de sus viajes, para que aproveche de conocer nuevos paisajes y pueda descansar. Stevens encuentra en este viaje, la posibilidad de visitar a Miss Kenton, quien fuera ama de llaves de la mansión años atrás y la posibilidad que ella vuelva a trabajar a la mansión.

En Los restos del día Ishiguro nos introduce en la vida y en las reflexiones de Stevens, quien mientras realiza su viaje profundiza en sus recuerdos de juventud, sus comienzos como mayordomo y sobre todo en lo que significa para el y sus colegas, lo que es ser un “buen mayordomo”. Ishiguro acá nos presenta la verdadera vocación de Stevens quien, siendo la voz narrativa del relato, y dirigiéndose al lector, se detiene en varias oportunidades en los recuerdos de sus reuniones con otros mayordomos, en las que cuestionan el cómo definir a un buen mayordomo a través del sentido de dignidad. Es tal el compromiso de Stevens, que siente que su ocupación es una profesión exigente y llena de requerimientos y responsabilidades.

Volviendo al viaje que realiza Stevens, la descripción de los paisajes es detallada y profunda, haciéndonos sentir que estamos junto a Stevens presenciando tales parajes. En este viaje, Ishiguro ahonda también en los recuerdos de Stevens, en los tiempos gloriosos de Darlington Hall y en diversas situaciones vividas en la mansión.

Durante esta revisión de recuerdos y anécdotas, podemos ver el nivel de compromiso que sentía Stevens con su patrón Lord Darlington, sintiendo el peso de las responsabilidades que éste descansaba en él y toda la presión de mantener la mansión impecable para recibir a importantes visitas.

En el relato, Stevens demuestra la importancia de su trabajo y el compromiso que tiene con él y sobre todo con su patrón, llegando a renunciar el estar con su padre en los momentos que agoniza con tal de entregar el mejor servicio tanto a su patrón como a las visitas de Darlington Hall.

Ishiguro nos presenta en Los restos del día a un personaje en extremo comprometido con su trabajo y con su patrón, un personaje que busca llegar a la “dignidad” tan deseada por un buen mayordomo, pero ¿qué pasa cuando el mayordomo es más digno que su patrón?

Más sobre Literatura Contemporánea

ComentariosDeja tu comentario ↓