Guía de: Los 80

Choque de trenes de Queronque: la mayor tragedia ferroviaria en la historia de Chile

En febrero de 1986 dos trenes que transportaban a mil pasajeros chocaron frontalmente en los alrededores del puente de Queronque, en la V Región. El saldo fue de más de 100 muertos y 510 heridos.

El reciente accidente ferroviario ocurrido en Santiago de Compostela, en España, producido por un descarrilamiento de un tren de alta velocidad, y que dejó más de 80 muertos y 143 heridos, trajo a colación para muchos chilenos un accidente tanto o más dantesco. En la tarde del lunes 17 de febrero de 1986 se produjo la peor tragedia en la historia ferroviaria de Chile: el tren expreso AES-16 que viajaba desde Valparaíso hacia la estación Mapocho de Santiago chocó de frente con el automotor AES-9, que venía con tres vagones desde Los Andes hacia Valparaíso. La espantosa colisión se tradujo en más de 100 muertos (hasta el día de hoy no se sabe la cifra exacta de fallecidos) y 510 heridos.

El accidente, que se produjo en el sector del puente de Queronque, entre las estaciones de Peñablanca y Limache, ocurrió justo en el centro de una curva. El choque frontal de ambos trenes, que transportaban cerca de mil personas en total, fue de tal magnitud que las máquinas quedaron incrustadas entre sí, formando una masa retorcida de metal. Sólo a las 7 de la mañana del martes 18 de febrero se logró separar ambos trenes e iniciar el rescate final de los fallecidos, muchos de los cuales no pudieron ser reconocidos posteriormente porque quedaron literalmente triturados entre los asientos delanteros y los fierros de los vagones.

queronque

Foto: El Mercurio

El pasajero Ricardo Orellana, uno de los sobrevivientes del accidente, recordó que “nos detuvimos en Peñablanca unos 5 minutos. Diez minutos más tarde se produjo el choque y, con el impacto, todos nos fuimos al suelo. La gente quedó atrapada entre fierros retorcidos y muchos gritaban y lloraban. Todo parecía un infierno. Había mucha gente sangrando y cuerpos mutilados por todos lados”.

El periodista Marcelo Simonetti, quien llegó al lugar como reportero en práctica del diario “La Estrella”, agrega que “la escena era dantesca. La gente estaba tirada en el piso o atrapada, y había como olor a muerte, algo que jamás había sentido antes”.

Jaime González, funcionario de Ferrocarriles del Estado que también sobrevivió al espantoso choque, recuerda que “hubo un silencio espantoso y todo estaba lleno de tierra. Los pasajeros sobrevivientes, algunos en precarias condiciones físicas, comenzaron a ayudarse entre sí. Los que estábamos mejor bajamos a los otros. Luego empezó a llegar mucha gente para ayudar, y ahí pude ver la nobleza del ser humano, pero también la bajeza, porque algunos saquearon a los muertos y a los que estaban mal”.

Razones del accidente

Las causas del accidente fueron varias. El día de la tragedia existía una sola vía férrea para la circulación de los trenes que corrían en ambos sentidos, ya que el puente cercano al sitio del suceso estaba siendo sometido a reparaciones a raíz de un atentado terrorista perpetrado en 1985. Además había sido afectado por los temporales. El sistema de comunicaciones, que databa de 1928, no era el óptimo y el teléfono estaba en mal estado. El sistema de señalización eléctrica tampoco funcionaba y se dice que pocos días antes se habían robado los cables del teléfono interno.

El cineasta porteño Roberto Mathews, autor del documental “Destino Queronque” (2009) y quien investigó en profundidad el caso, afirma que probablemente la causa basal que originó el choque “fue que el encargado no avisó que venía el otro tren. Pero la razón real fue la osadía humana, eso de usar sólo una vía, y justo en una curva. Además existe un testimonio de ex funcionarios de Ferrocarriles que explicaron que los trenes se desplazaban por una sola vía debido a que los contratistas que ejecutaron algunas obras en el lugar no habían dado la autorización para ocupar la otra línea, a raíz de que aún no les pagaban por el trabajo”.

Si bien el saldo oficial de fallecidos fue de 58 muertos, muchos aseguran que los muertos sobrepasaron el centenar. “Las autoridades de la época mintieron, porque fueron sobre 100 las personas que fallecieron”, aseguró Jaime González. Roberto Mathews, en tanto, agrega que “yo me quedo con lo que me dijeron las personas que entrevisté para el documental. Según ellos, fueron más de 120 los muertos”.

La consecuencia más inmediata de la tragedia de Queronque, además del centenar de fallecidos y 510 heridos, fue la suspensión del histórico servicio de trenes Santiago-Valparaíso, que sólo se restableció en el verano de 1992. Si bien los automotores fueron reforzados con equipos de radiocomunicación para advertir sus problemas, años más tarde el servicio de transporte de pasajeros entre Valparaíso y Santiago fue cancelado definitivamente, siendo usada la vía sólo para trenes de carga.

Nota de TVN Red Valparaíso del accidente de Queronque:

Más sobre Los 80

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.