El fantasma de Caszely: A 30 años del penal de España ’82

Hace tres décadas ocurrió uno de los hechos deportivos más recordados y lamentables en la historia del balompié criollo. Esta es la historia de un episodio que traumatizó a millones de chilenos.

Guía de: Los 80

Hace casi exactos 30 años –el 17 de junio de 1982, para ser más exactos- ocurrió un hecho que indudablemente marcó a toda una generación de chilenos: Carlos Caszely perdía un decisivo penal ante la selección de Austria en el Mundial de fútbol de España, infortunio que resumiría la pésima presentación de nuestro combinado nacional en la mayor cita futbolera del orbe.

Chile jugaba su primer partido mundialista ante la selección de Austria, por lo que era muy importante comenzar ganando. Lamentablemente un gol de Walter Schachner nos puso en desventaja. Posteriormente, en el minuto 26 un defensa austríaco derribó al propio Carlos Caszely en el área quien, pese a no estar designado por el DT, tomó la pelota para ejecutar la falta. Tras pararse en el punto penal, Caszely corrió y lanzó el tiro, pero éste fue tan defectuoso que se fue afuera, al costado del palo derecho del portero.

Caszely 1982

Foto: solofutbol.cl

A todo Chile, que esperaba una buena presentación en el mundial, se le vino el mundo abajo. El mismo Caszely, que paradójicamente vestía la casaquilla número 13 de la fatalidad, sólo atinó a poner sus brazos en jarras y mirar fijamente el suelo, consternado por lo sucedido, tal como millones de sus compatriotas que seguían el partido por televisión.

Al final Austria terminó ganando el partido 1-0 y a Chile se le ponía cuesta arriba la ansiada clasificación a la siguiente ronda, mientras Caszely comenzaba a vivir su propio infierno personal.

Esa noche no pude dormir. Al día siguiente, en la hora del desayuno, estuve como una hora mirando la taza de café con leche, con la cabeza gacha. No atinaba a nada. Pasaban mis compañeros y me palmoteaban la espalda. ‘No te preocupes, a cualquiera nos puede pasar’, me decían los cabros. Yo me había puesto al frente al balón porque me tenía confianza, porque yo no estaba designado para patear los penales y yo, a esa fecha, apenas había tirado unos 5 o seis penales en mi carrera. Después nunca más lancé uno”, recordó.

El penal perdido y la derrota ante Austria fue sólo la antesala de una actuación paupérrima de la selección chilena. La “Roja” cayó después en forma estrepitosa por 4-1 ante Alemania y luego también perdió frente a Argelia por 3 a 2. Al final, la selección volvió sin pena ni gloria a Chile, con 8 goles en contra y solo 3 a favor. Una de las peores actuaciones de la historia de nuestra selección en la historia de los mundiales.

Infierno y olvido

En Santiago, a poco de llegar al país, Caszely fue duramente cuestionado por la prensa nacional y por la ciudadanía que lo transformaron en el chivo expiatorio perfecto, culpándolo por la temprana eliminación de la “Roja” del Mundial.

Los hijos del futbolista eran cruelmente hostigados en su colegio, mientras algunos graciosos contaban los primeros chistes de una situación que para muchos fue derechamente trágica. Uno de esos chistes, por ejemplo, reproducía la transmisión en directo de la jugada del penal: “Penal para Chile. Caszely se pone frente al balón y se dispone a ejecutar la falta con tranquilidad, con calidad, con temperamento, con sangre fría, con.. con.. con.. conchetu….

Con el paso de los años la frustración y resentimiento de la gente, por fortuna para el futbolista, fue tornando en humor.Ahora todos se acuerdan del penal perdido en buena onda. La gente se me acerca para una foto o un autógrafo, y de pasadita, en tono de broma, aluden al penal. Siempre me demuestran su cariño, desde los más niños hasta las personas mayores. Cada vez que me invitan a dar charlas hay alguno que salta: ‘¿puedo hacerle una consulta?’ y yo respondo de inmediato: ¿me quieres preguntar por el penal? Y estallan las risas en todo el salón”, concluye el ex rey del metro cuadrado, quien pese a todos los goles marcados en su carrera, nunca pudo sobresalir en los mundiales, pues en el mundial de Alemania 1974 le tocó irse expulsado convirtiéndose en el primero en la historia de los Mundiales.

Fiel a su natural sentido del humor, el goleador incluso se dio maña para reírse de su propia desgracia, como lo demuestra el comercial que filmó para una marca de dulces, y en donde aparece, vestido con buzo y la camiseta con el fatídico número 13 de la selección chilena, llegando a su casa después de perder el fatídico penal. Tras sentarse al lado de su madre en un sillón, le dice muy apesadumbrado: “me perdí el penal”, a lo que su madre le contesta: “no se preocupe mijito, si en dos semanas más nadie se va a acordar de eso”.

Como dato curioso conviene recordar que, si bien Caszely no volvió a tirar un penal en el resto de su carrera, en su partido de despedida del fútbol en 1985 se atrevió a tirar uno ¿El resultado? Exacto, echó de nuevo la pelota afuera y nunca pudo sacarse el fatídico estigma.

Partido ante Austria con el relato de Pedro Carcuro

El comercial de Caszely

Más sobre Los 80

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.