Guía de: Los 80

La Cicciolina: La historia de la actriz porno que llegó a ser diputada en Italia

La actriz húngara Ilona Staller ganó fama mundial haciendo películas de fuerte contenido erótico, pero sorpresivamente derivó a la política. En 1987 fue elegida parlamentaria por el partido radical italiano y años más tarde fundaría el "Partido del Amor".

Cualquier hombre de más de 40 años conoce su nombre y más de alguno ha visto sus películas. Ilona Staller nació en Budapest, Hungría, en 1951. A muy temprana edad comenzó a trabajar en una agencia de modelos, donde conoció a un ciudadano italiano, con el que se casó y se mudó a ese país. En 1973, tras cambiar su nombre real al simpático apodo de “Cicciolina” (que significa “cariñosita” o “dulzura” en italiano) comenzó a incursionar en el negocio de las películas para adultos. Sin embargo, su verdadera “consagración” y su fama mundial comenzarían a gestarse en 1983, pese a que cinco años atrás había conmocionado a toda Italia al enseñar en vivo y en directo sus senos en una exposición de la RAI (la televisión italiana).

En 1983 sus películas para adultos ganaron rápida popularidad debido a su osadía, con sexo grupal, con múltiples participantes masculinos y femeninos, y escenas en extremo explícitas. Dos años más tarde remeció la Televisión Estatal Española TVE, cuando se desnudó totalmente en la pantalla en una gala de fin de año del programa “Viva 86”.
En 1987 también protagonizaría una película con el legendario actor porno americano John Holmes, cinta que se hizo bastante famosa debido a la participación de éste (Lo que muy pocos sabían era que Holmes estaba en Europa porque había contraído el virus VIH en Estados Unidos, y allí ya nadie le daba trabajo).

Cicciolina

Foto: Internet

Incursión en la política

La Cicciolina ya había demostrado sus inquietudes políticas en 1979, cuando encabezó una lista del partido ecologista italiano. En 1987, sorpresivamente, fue elegida parlamentaria del distrito Lazio de Roma, tras obtener más de 20 mil votos. Su programa, por cierto, era diferente al de cualquier otro diputado, pues, aparte de oponerse a la energía nuclear y las armas atómicas, se declaró pacifista, contraria a la pena de muerte y al uso de las pieles animales o a su utilización experimental. También afirmó ser partidaria de una libertad sexual y educación sexual en las escuelas, abogaba por la despenalización de las drogas y era partidaria de un impuesto que gravara al automóvil por los efectos contaminantes que pudiera causar.

Años más tarde, con la mayor experiencia ganada en el Parlamento italiano, la Cicciolina fundaría el “Partido del Amor”, que promovía la legalización de los prostíbulos (ilegales desde 1959), una revisión de la ley de obscenidad, aplicar una tasa ecológica a los coches para sufragar gastos de reforestación, y la creación de “parques del amor” donde se promoviera el amor libre, pero seguro.

Sus actuaciones políticas tampoco dejaron indiferente a nadie. Cuando comenzaba la Guerra del Golfo en 1990 se ofreció a Saddam Hussein a cambio de lograr la paz en Oriente Medio. Este ofrecimiento se repetiría en abril del 2006, cuando hizo lo mismo con el temido y buscado Osama Bin Laden. “Estoy dispuesta a hacer un trato. Él puede tenerme a cambio de terminar con su tiranía. Mis pechos sólo ayudaron a la gente, mientras Bin Laden mató a miles de personas inocentes”, declaró con todo candor.

La Cicciolina aún continúa con su carrera política y en el 2008 visitó tierras sudamericanas, cuando participó en el programa “Bailando por un sueño”, el famoso show televisivo dirigido por Marcelo Tinelli.

Entrevista a la Cicciolina en la televisión argentina:

Más sobre Los 80

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.