Guía de: Los 80

Thriller: A 30 años del disco que hizo rey a Michael Jackson

En diciembre de 1982 se lanzó el disco más vendido de la historia. A 30 años de su salida, estos son algunos de los pormenores de uno de los álbumes más míticos de todos los tiempos.

En 1980, la carrera solista de Michael Jackson iba viento en popa, pero todavía existían baches en el camino. Pese a que su álbum “Off the Wall”, lanzado el año anterior, había sido un éxito artístico y comercial (llegaría a vender 20 millones de copias), el cantante sentía que seguía siendo subvalorado por gran parte de la industria musical.

Michael Jackson

Por ejemplo, cuando le preguntó a uno de los publicistas de la prestigiosa revista musical Rolling Stone si estarían interesados en escribir un reportaje sobre él, le contestaron con un rotundo no. El cantante, por ese entonces, hizo la siguiente reflexión: “Me han dicho una y otra vez que la gente negra en las portadas no vende revistas. Sólo hay que esperar. Algún día, las revistas van a venir a mí para pedirme una entrevista. Tal vez les daré una o tal vez no lo haré”.

Decidido a ser “la estrella más grande en el mundo del espectáculo” y también “el más rico”, Jackson entró al estudio de la mano del productor Quincey Jones para grabar las primeras pistas de un álbum que debía ser memorable. Tras trabajar con un boceto inicial de 30 canciones, la pareja finalmente decidió dejar nueve.

Entre éstas se incluían las baladas “The Lady In My Life”, “Human nature” y “The Girl Is Mine” (a dúo con el ex beatle Paul Mc Cartney); los temas “Baby Be Mine” y “P.Y.T. (Pretty Young Thing)”, además de tres poderosas canciones escritas por el mismo Michael Jackson: los temas “Billie Jean”; “Beat it” y, quizás, la mejor canción del albúm: “Wanna Be Startin ‘Somethin’”, una pegajosa y delirante pieza electro funky, matizada por un bajo, bronces y una poderosa percusión -y en cuya letra esconde un divertido alegato contra los medios de comunicación y su tendencia a inventar chismes-, que culmina con una especie de canto tribal.

Jackson se esmeró en grabar un álbum donde cada canción debía ser impactante, como “un asesinato”. Aparte de perfeccionar su técnica vocal llamada el “tono de hipo”, donde canta como tragando aire o jadeando, de modo de provocarle mayores emociones al oyente, mezcló de nuevo todo el disco al no quedar conforme con el sonido de la primera versión. Pero las canciones eran muy prometedoras. Jackson se había preocupado de rodearse de un productor competente y de buenos músicos de sesión, como algunos integrantes de la banda Toto y el guitarrista Eddie Van Halen, que ejecuta el electrizante solo de guitarra de la canción “Beat it”.

Jackson sabía que el álbum iba a dar que hablar, pese a que Quincey Jones (que quería sacar la canción “Billie Jean” del disco, porque no era “suficientemente buena”) le decía que no estaba muy esperanzado en que el álbum fuera un éxito comercial, ya que el mercado estaba muy debilitado para recibir nuevos lanzamientos. Jackson sólo replicó amenazándolo con cancelar el lanzamiento del álbum.

Suceso mundial

Thriller

El disco fue lanzado oficialmente el 1 de diciembre de 1982 y vendió un millón de copias sólo en su primera semana. Con el correr de los meses, se extraerían siete singles de éxito, acompañados algunos de ellos de sus respectivos videos musicales, que por su innovación e impacto mediático dan para una nota aparte.

La mayoría de los críticos musicales se rindieron ante el disco. La revista Rolling Stone lo describió como “un disco vigoroso, con un desgarrador y oscuro mensaje”. El diario New York Times alabó el L.P. y en especial la balada “Human Nature” (al igual que el prestigioso músico de jazz Miles Davis, quien al escucharla por primera vez la puso entre su lista de temas favoritos).

El disco también le permitió a Michael Jackson anotarse otro récord, al conseguir ocho premios Grammy en 1984, incluyendo el de mejor álbum del año. Las loas, esta vez, parecían venir de todas partes. El mismísimo Frank Sinatra, siempre poco dado a regalar elogios, reconoció que “el único cantante masculino que he visto además de mí mismo, y quien es mejor que yo, es Michael Jackson”.

Incluso la influyente revista Time le dedicó las siguientes líneas: “Michael Jackson es lo más grande que ha sucedido desde The Beatles, es el único fenómeno más enérgico desde Elvis Presley. Es el único cantante negro que puede ser más popular en la historia. Una estrella de discos, radio y videos de rock. Un hombre que rescató al negocio de la música. Un compositor que pone el ritmo de una década. Un bailarín con los pies más elegantes en la calle. Un cantante que atraviesa todas las fronteras del gusto y del estilo”.

Al final, el disco que según Quincey Jones no “iba a vender tantas copias”, pulverizó todos los récords conocidos. Pasó 37 semanas en el número 1 de las listas y con el paso del tiempo se convirtió en el disco más vendido de la historia de la música, con más de 65 millones de copias vendidas alrededor de todo el mundo (sólo en Estados Unidos sigue vendiendo unas 130 mil copias al año). Su impacto no fue sólo musical. Una copia del disco fue puesta en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos debido a su “gran significado cultural”.

Después de ese éxito planetario, las cosas ya no serían iguales para Michael Jackson. En las décadas siguientes vendrían otros discos menos logrados, las controvertidas operaciones estéticas, las acusaciones de abuso sexual, el aislamiento personal, sus matrimonios, su paternidad y su trágica muerte pero, en ese momento, en plena década del 80’, Jackson protagonizó un momento seminal en la historia de la música moderna, estampando para siempre su huella con un álbum histórico e irrepetible.

Video Thriller

Más sobre Los 80

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.