Guía de: Los 90

¿Cuál fue el “Plan V” de Gustavo Cerati en los 90?

Cuando Soda Stereo estaba por disolverse, el músico argentino concibió un proyecto musical en Chile que pudo marcar un camino distinto al de su carrera en solitario.

A mediados de los 90, los integrantes de Soda Stereo estaban saturados de la exitosa banda que habían formado en el primer tercio de la década anterior. Luego del lanzamiento de Sueño Stereo (1995) –el último disco del trío argentino- era preciso desplegarse en distintas direcciones y asumir nuevos rumbos creativos.

Así al menos lo hizo Gustavo Cerati, dando cuenta de una renovada capacidad de componer  buenos temas. Ejemplo de ello son Viaje por el Universo, del álbum Colores santos creado en sociedad con Daniel Melero (1992); y Pulsar, de su primera placa en solitario titulada Amor amarillo (1993). Pero había creatividad para mucho más.

Sin mucho esfuerzo, Cerati había dado con la veta de la música electrónica que era necesario explorar. En Santiago, una ciudad que ya vibraba con renovadas propuestas musicales, se unió con un trío de jóvenes chilenos con muchas ganas de hacer cosas nuevas: Andrés Bucci (posteriormente conocido como Chord), Christian Powditch (integrante del dúo Bitman & Roban a partir de 1999) y Guillermo Massardo.

Soda Stereo "Plan V"
Foto: Blogs

Gracias a las gestiones del dueño de la disquería Background, quien facilitó el subterráneo de la tienda, el entusiasta cuarteto desarrolló “Plan V”. Se trató de un proyecto de tecno –ambiente o rotulado también como música electrónica experimental sin ninguna pretensión.

El primer álbum, titulado Hábitat individual, fue editado por Fenix discos en 1996 y contenía cinco temas (uno de ellos Tripulante 2.3). A pesar de la escueta producción, hicieron delirar a los fanáticos que llegaron a escucharlos a la Discoteque Planet en una de sus escasas presentaciones ofrecidas como “Plan V”. Sorprendía ver a Cerati tan relajado y cómodo como si estuviese en una sesión jam.

Nuevo álbum

El proyecto sorprendió dos años después con un nuevo álbum, Plan Black V Dog, en el que participó el músico inglés Ken Downie. Fue editado en 1998 bajo el sello Sony / BMG y contuvo seis nuevos temas muchos más oscuros que los del anterior disco. La edición de una pequeña partida de ambos álbumes y que estuviesen fuera de catálogo, le atribuyó un halo de mucho mayor atractivo al proyecto.

A esas alturas, Soda Stereo ya se había disuelto y se especulaba por el futuro musical del guitarrista argentino. La música electrónica era una posibilidad cierta gracias a este experimento. Aunque finalmente Cerati se inclinó por seguir en solitario más apegado al pop, “Plan V” se transformó en una propuesta musical de culto, sirviendo de plataforma para que algunos djs nacionales se atrevieran a buscar sus propios sonidos.

Más sobre Los 90

ComentariosDeja tu comentario ↓