El Desjueves y el chascarro televisivo más divertido de los 90

En 1992, Cristián García Huidobro protagonizó uno de los episodios más hilarantes de la década mientras realizaba una parodia de los concursos de belleza. El incidente fue comentario obligado durante semanas.

El programa El Desjueves irrumpió en la televisión chilena a comienzos de la década 90 con gran éxito de rating. La refrescante propuesta  del entonces nuevo canal La Red, dio en el blanco con una fórmula simple y divertida que buscaba reírse de la contingencia local y parodiar el acontecer político.

El Desjueves

Foto: El Mercurio

El trío protagonista del programa, Cristián García Huidobro, Luis Gnecco y Roberto Poblete, aprovecharon su amplia experiencia en el teatro para darle una vuelta de tuerca hacia el formato de café concert pero en televisión. De esta forma, desarrollaron diversos personajes y situaciones que eran comentario fijo durante la semana como “los trashers”, el monje libidinoso del consultorio sentimental y el famoso “gorro de lana”, galardón que se le entregaba al personaje público más desubicado.

Fue en un programa emitido en 1992, cuando se produjo el chascarro más cómico de la década. Se trató de un concurso de mises, evento donde Luis Gnecco hacía de Miss Colombia y Cristián García Huidobro de Miss Puerto Rico. Este último, al desfilar por una improvisada pasarela, vio como el público reía a carcajadas, tal vez de manera algo exagerada. Sintiéndose halagado por sus dotes humorísticas siguió con el show, sin darse cuenta que la razón de tanta algarabía era que uno de sus testículos había asomado por el traje de baño.

Tiempo después, García Huidobro contó que esa noche se puso pantys bajo el traje de baño, hecho que pudo provocar la inesperada salida de aquella parte de su anatomía. Lo cierto es que el divertido episodio fue ampliamente comentado y se transformó en un ícono de los chascarros de la década 90.

Más sobre Los 90

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.