Guía de: Los 90

Hugh Grant y “Divine” Brown, escándalo sexual de los 90′

Cuando el afamado actor británico se convertía en una celebridad, se vio repentinamente envuelto en un escabroso episodio sexual con una prostituta de Los Angeles. Este hecho por poco destruyó su carrera.

Hugh Grant lo tenía todo para triunfar en el mundo de las estrellas de cine: pinta de galán, simpatía, conexión con el público femenino y una carrera prometedora luego de dos taquilleras películas: Cuatro bodas y un funeral (1994) y la laureada Sensatez y sentimientos (1995). Además, mantenía una relación estable desde 1987 con Elizabeth Hurley, también actriz y una de las top model más hermosas del mundo. Sin embargo, la lujuria pudo más. Sus instintos básicos lo llevaron a protagonizar uno de los peores y recordados escándalos de Hollywood durante la década de los 90.

Hugh Grant
Foto: Agencias

El actor inglés, que ya derretía a las mujeres gracias a sus ojos azules y su ingenuo encanto, decidió una noche de junio de 1995 dar un paseo en su auto BMW por la avenida Boulevard Subset en Los Angeles, California. Por razones que se desconocen, pero que todos podemos imaginar, subió a su coche a una prostituta de color conocida como “Divine” Brown a quien pagó 70 dólares por sus servicios sexuales. Mientras disfrutaba como adolescente en su primera vez, fue sorprendido por la policía y arrestado por falta a la moral. A las pocas horas la prensa de farándula estaba apostada fuera del recinto policial esperando al prometedor actor caído en desgracia, quien debió pagar una elevada multa y sufrir la vergüenza pública a nivel mundial.

Examen de VIH

Nadie comprendía cómo Grant pudo buscar sexo pagado con una desconocida (que además dejaba bastante que desear, como señalaban los tabloides de la época) teniendo a su lado a una mujer tan increíblemente bella. El punto es que el actor no la sacó barata. Su carrera se vio seriamente deteriorada cuando su popularidad se fue a pique, y lo peor de todo, al perder varios papeles en importantes cintas. La suerte de “Divine” Brown, en tanto, fue diametralmente opuesta. Se hizo famosa, emitió diversas declaraciones en diarios y revistas y ganó unos buenos miles de dólares al estrujar sus quince minutos de fama.

En un acto desesperado por recuperar lo perdido, Hugh Grant acudió al programa The tonight show donde se mostró visiblemente arrepentido y pidió perdón por su falta. Al parecer sus molestas fans le creyeron y también Elizabeth Hurley, quién lo perdonó, no sin antes exigirle que acudiera a hacerse un examen de VIH. Lentamente volvió a ganar puntos y los productores le dieron otra oportunidad. La apuesta fue acertada, ya que el británico volvió a protagonizar taquilleras películas como Notting Hill y Mickey Blue Eyes (1999), El diario de Bridget Jones 1 y 2 (2001 y 2004, respectivamente), Letra y música (2007), entre otras.

Más sobre Los 90

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.