Guía de: Mascotas

¿Puede un gato transformarse en Vegano? Experimento provoca controversia

Los animales (al menos las mascotas tradicionales) tienen un sistema digestivo y un metabolismo muy diferente al de los seres humanos.

En el último tiempo he observado un foro en las redes sociales a propósito del veganismo. Los veganos, en esencia, no consumen ningún producto que provenga de un animal; son personas de mayor convicción o mayor rigor o mayor extremismo (según quien lo mire) que los vegetarianos.

En este foro, hay un grupo de ellos que está convencido de hacer veganos a sus mascotas. Algo así como hacer un mini experimento con sus queridas mascotas.

Más allá de sus convicciones personales, creo que este hecho vulnera un derecho fundamental de los animales, que es decidir cuál debe ser su régimen alimenticio descuidando sus necesidades esenciales. Los animales (al menos las mascotas tradicionales) tienen un sistema digestivo y un metabolismo muy diferente al de los seres humanos y, si bien pueden comer la denominada “comida casera”, no es su óptimo nutricional.

gatos-vegetarianos
Foto: Sergio López

Por eso, quiero mostrar algo de las necesidades alimenticias del gato.

El gato es un animal carnívoro por excelencia; estricto. Su alimentación requiere de mucha carne, con alto porcentaje de agua, proteínas y materias grasas; vitamina A, B y casi ausencia de glúcidos (azúcares). Por ello, un gato que come carne estrictamente, tiene tendencia a no beber demasiada agua, cubre sus necesidades esenciales de proteínas (sobre todo de los aminoácidos Arginina y Taurina), de ácidos grasos y de vitaminas.

Dadas las condiciones de alimentación en las casas, los gatos, al comer pellet, tienden a beber mucho más agua de la que naturalmente consumen. Sin embargo, en ausencia de carne, como tal, el pellet de gato cubre las necesidades esenciales de alimentación.

Las proteínas deben representar, al menos, el 25% de la energía del alimento. Requiere que se le aporten los aminoácidos esenciales, en particular la Lisina, importante en el crecimiento; la Metionina, relacionada con el pelaje; la Arginina, sumamente esencial en su metabolismo, y la ya mencionada Taurina, presente fundamentalmente en la carne o alimentos de origen animal (la leche de vaca tiene 30 veces menos taurina que la leche de Gata; para tenerlo en consideración). La falta de este último puede ocasionar ceguera, déficit del olfato, insuficiencia cardíaca, por ejemplo.

La materia grasa puede significar hasta un 60% del aporte de energía. Y el gato también necesita ácidos grasos esenciales, como el Ácido Linoleico, que en este caso precisa de un aporte vegetal (maravilla, maíz, uva); el Ácido Araquidónico, que sí requiere grasa de origen animal, y otros ácidos grasos que pueden estar contenidos en productos de origen animal y vegetal y que son importantes para mantener la salud de la piel.

En cuanto a las vitaminas, a diferencia de lo que ocurre en otros animales (como el ser humano), el gato es incapaz de producir su propia Vitamina A a partir del caroteno vegetal, por lo que necesita su aporte directo proveniente de productos de origen animal (carne, hígado) o, bien, sintético. Las Vitamina D y la E, son suficientemente producidas y aportadas, respectivamente por el gato. Además, necesitan mucha más Vitamina B (sobre todo B1) que, por ejemplo, el perro, por lo que necesitan un rico aporte de comida natural o pellet suplementado o, bien, levadura seca, ya que en condiciones naturales esta vitamina es escasa y muy lábil a las temperaturas altas.

Buenos y grandes argumentos para no hacerles daño a nuestros gatos haciéndolos veganos. Ellos no pueden serlo. Necesitan de la carne. El proceso adaptativo tarda miles de años, no puede darse en una ni en pocas generaciones. No experimentemos con ellos.

Más sobre Mascotas

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.