Guía de: Mascotas

Ciclo reproductivo de las perras, lo que hay que saber

Las hembras caninas entran en celo (etapa fértil) y los machos perciben las feromonas eliminadas por aquellas, modificando, a consecuencia de esto, su comportamiento.

Existen muchos mitos e informaciones erradas respecto al ciclo reproductivo de la perra. Por ejemplo, que el celo es lo mismo que la menstruación; que las perras necesitan ser madres al menos 1 vez en la vida; que los perros (machos) entran en celo; que las perras tienen su celo siempre cada 6 meses; que hay que operarlas después de la primera camada; etc.

En primer lugar, me gustaría decir que las hembras caninas entran en celo (etapa fértil) y que los machos perciben las feromonas eliminadas por aquellas, modificando, a consecuencia de esto, su comportamiento.

Perra celos
Foto: EFE

Los machos perciben las feromonas eliminadas por las perras y cambian notoriamente su comportamiento.

Hay 4 etapas en el ciclo de la perra: Proestro, Estro, Diestro y Anestro.

El Proestro es la etapa de mayor manifestación externa de las etapas del ciclo. Se produce en la mayoría de los casos una edematización (agrandamiento) de la vulva, sangramiento vulvar, que en realidad es una especie de líquido sanguinolento (serosanguinolento), atraen a los machos, pero la hembra no acepta la monta.

Su duración es variable, de 6 a 21 días. Lo importante, en cada individuo es que siempre dure lo mismo, es decir, si una perrita tiene proestros de 15 días, siempre debiese ser así.

El Estro es el Celo, propiamente tal. Durante esta fase del ciclo, la hembra se muestra receptiva al macho y son sus días fértiles. Se observa la vulva aún edematosa, aunque menos que en proestro y una descarga vaginal más clara (amarillenta) que puede tener algo de sangre, pero en escasa cantidad. No debe tener mal olor ni ser viscosa.

Su duración varía de 4 a 21 días (rango amplio e individual).

Existen enfermedades que pueden hacer que la hembra no acepte al macho.

El Diestro tiene una duración más o menos estándar, de 63 días. Es la etapa en la cual el cuerpo de la hembra se prepara y vive la gestación.

En caso de no quedar preñada, igualmente se puede generar una Pseudogestación (Embarazo Sicológico), el cual puede pasar solo o con tratamiento médico.

El Anestro es absolutamente variable según las diferentes razas e individuos, aunque suele ser estable en la misma hembra. Corresponde a la baja de actividad o descanso hormonal. Su período entre celos puede durar de 5 a 10 meses, pudiendo incluso llegar a 12 meses.

La pubertad de las perras, es decir, cuando comienzan con el ciclo, se da entre los 7 a 15 meses de edad, lo cual es muy variable. La mayor fertilidad se da entre los 2 y los 6 años, etapa en la cual se recomiendan las cruzas; pero generalmente pueden ser fértiles durante toda su vida.

Como se puede observar, las hembras caninas (y animales su inmensa mayoría) presentan un ciclo estral, el cual se da por estaciones o cada varios meses y en el cual la etapa de mayor manifestación externa, corresponde a la época de mayor fertilidad; clara diferencia con el ciclo menstrual de la mujer.

El ciclo estral hace que los cambios hormonales se mantengan durante muchos días, a pesar de ser más distanciados. Esto favorece a varias enfermedades que afectan a las perras, dentro de las cuales, las más comunes son hiperplasia mamaria, tumores mamarios y piometra (infección uterina).

De ahí que se recomiende su esterilización temprana (antes de su primer celo) si es que no va a reproducir más adelante.

Más sobre Mascotas

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.