Guía de: Mascotas

Mascotas asombrosas: El insólito caso de un Oso adoptado

Los animales salvajes son siempre salvajes, no mascotas. Sin embargo, si se les sabe entregar amor, retribuyen todo el afecto que se les brinda.

Desde la antigüedad el hombre se ha relacionado con los animales de forma amistosa. El proceso de domesticación de un animal requiere un desarrollo de muchos años, incluso décadas o siglos.

Así, nuestras mascotas más comunes, perros y gatos, vienen siendo domesticadas desde los tiempos de las primeras civilizaciones conocidas.

Sin embargo, la relación del ser humano con las especies salvajes, siempre mantuvo cordura y respeto. Es así como los animales eran cazados por necesidad de alimento, de vestuario o de cobijo, pero en raras ocasiones por entretención. Y cada vez que se daba muerte a un animal, el ejecutor pedía perdón al mismo por tener que hacerlo. Eso se llama respeto…

mascotas asombrosas
Foto: buzzfeed.com

Casey y Brutus.

Con el correr de los años, el respeto por la naturaleza ha ido desapareciendo. Las personas amantes de los animales siempre existirán, pero la cultura ha cambiado. Si antes se les pedía disculpa a los animales por matarlos, hoy se los somete a rudos sistemas productivos.

El ser humano le ha dado todo a sus mascotas, pero se ha alejado del mundo salvaje. No obstante, intenta volver a ellos con mascotas exóticas: pequeños roedores, conejos, hurones, tortugas, iguanas, arañas, que igual tienen cierto grado de “domesticación”. Pero igualmente, no es lo mismo.

Por ello, llama poderosamente la atención las historias de mascotas realmente exóticas: cerdos, pumas, ciervos… Y un claro ejemplo es la historia de Casey y su mascota Brutus, un Oso.

Brutus nació en una reserva de osos y fue cuidado por Casey, junto a su hermano. Casey decidió adoptar a Brutus y éste creció junto a él, conoció a su familia y compartió con todos ellos. Incluso se dio el lujo de participar de algunas escenas en varias películas.

Muchas otras personas, en el mundo, han criado tigres, monos, leones, generalmente motivados por entregarles protección y una nueva oportunidad de vida.

Mascotas asomborsas
Foto: Youtube

Christian y sus criadores

Christian fue un León que se crió con dos amantes de los animales y que fue dejado en libertad. Un año después y contra todo pronóstico, reconoció amistosamente a sus antiguos amigos.

Esto no constituye un llamado a adoptar animales salvajes. Ellos son mucho más felices disfrutando de la naturaleza, pero sí debemos tomar conciencia de que los animales nos respetan y quieren en la medida que nosotros hacemos lo mismo con ellos.

Seamos respetuosos con la naturaleza y con los animales. Es la esencia de una convivencia armónica y duradera. Todos somos parte del mismo planeta… de la misma creación.

Más sobre Mascotas

ComentariosDeja tu comentario ↓