Guía de: Mascotas

Parálisis en nuestras Mascotas, saber definir su causa

La parálisis de nuestras mascotas pueden ser eventos chocantes, pero casi siempre hay algo que hacer para ayudarlas. Lo importante es actuar oportunamente y con buenos diagnósticos y terapias.

Cuando llega Diciembre existe una conmoción nacional por la Teletón. Se reúne la familia frente al televisor y se viven cientos de emociones distintas. La parálisis es un factor común para muchos de los casos que observamos.

Nuestras mascotas no están exentas de sufrir esas afecciones. De hecho, es sumamente frecuente que acudan a consulta animales que ya no pueden caminar o que, en menor medida, tengan una debilidad para hacerlo.

A modo de orientación, me gustaría citar algunas de las principales causas, a fin de que los propietarios de mascotas puedan tener claridad en cuanto a los signos clínicos que se presentan.

Parálisis mascotas

Foto: Sergio López

Los problemas de Médula Espinal son las causas más frecuentes de parálisis en nuestras Mascotas.

Los problemas de Médula Espinal son las causas más frecuentes de incapacidad motora. Lo más frecuente son las Hernias Discales y lo más común es que se den en animales de columna muy alargada en relación a su cuerpo (por ejemplo, los Daschshund o Salchichas).

Esta alteración se produce por una lesión del Disco Intervertebral, que es como una almohadilla ubicada entre las vértebras para evitar el choque de éstas, el cuál puede perder la firmeza de su pared o bien romperse. En ambos casos produce una compresión de la Médula Espinal que, según intensidad y profundidad, generará distintos grados de alteración que irán desde una simple descoordinación, pasando por una incapacidad de moverse, hasta una insensibilidad total.

El origen de la alteración o enfermedad discal puede tener diversos orígenes: metabólico, genético, traumático, etc. En el caso de trauma es agudo y puede acompañarse de fracturas a nivel de las mismas vértebras. Dependiendo de la causa y de los signos clínicos será el tratamiento a seguir, aunque siempre es importante manejar el dolor que, la mayoría de las veces, es bastante acentuado.

Se suman a esto alteraciones degenerativas, infecciosas y metabólicas de columna, algunas de ellas tratadas con más detalle en otras ocasiones, como por ejemplo, la Inestabilidad Lumbo-Sacra.

Siempre se debe recurrir a exámenes complementarios para discriminar adecuadamente la causa y entregar un prudente pronóstico.

También encontramos dificultad o imposibilidad de caminar en alteraciones Encefálicas (de Cabeza). Los orígenes son los mismos: traumas, infecciones, metabólicas, genéticas, etc. Por ello, siempre será necesario llegar a un correcto diagnóstico, ya que los tratamientos son diferentes entre muchas de ellas.

Podemos encontrar descoordinación al caminar, por ejemplo, en lesiones del Cerebelo. O bien, incapacidad de levantarse en fallas cerebrales, casi siempre asociadas a otros signos que se pueden ver en sus ojos o en sus expresiones.

El ladeo de la cabeza con pérdida del equilibrio se puede observar en alteraciones del oído medio.

Así, es importante ver más allá de una simple postración y echarle la culpa a algún golpe o trauma de Médula.

Por último, pero bastante observado, están las alteraciones óseas, articulares y/o musculares que pueden generar la incapacidad de un animal para moverse.

Sin ir muy lejos, el dolor a consecuencia de una Fractura puede postrar a un animal. Lo mismo ocurre en casos de Artritis Séptica, en la cual pueden ir apareciendo inflamaciones en varias articulaciones, con dolor local e incapacidad de movilizarse.

Las patologías musculares pueden ir desde fallas en la transmisión nerviosa hacia los músculos, pasando por inflamaciones focalizadas o generalizadas de estos, hasta destrucción, ruptura de fibras o atrofia de la musculatura. Como ejemplo tenemos: Miastenia Gravis, Polimiositis, Desgarros, etc.

Los orígenes de estas últimas patologías son traumáticas, infecciosas, degenerativas, autoinmunes, metabólicas, genéticas y otras menores.

Como ven, una mascota incapaz de caminar o de levantarse puede estar cursando con algo mucho más serio que un simple golpe. Es de suma importancia que visite a su Médico Veterinario, ya que casi siempre existen muchas alternativas terapéuticas para poder ayudarlas.

Más sobre Mascotas

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.