Guía de: Mascotas

Presidentes y sus mascotas, un gran amor animal

Desde candidatos hasta gobernantes que cambiaron el mundo, siempre hubo algún animal que gobernó en su corazón.

Como para aterrizar un poco a los políticos y, en particular, a algunos presidentes y autoridades del mundo, un poco de su vida relacionada con los animales… sus mascotas.

Recuerdo que en la última elección presidencial me dio mucho gusto ver cómo era adoptado un perrito mestizo que se hizo popular por tomar como nombre el seudónimo de su nuevo propietario, “Meo”. Son las cosas que revitalizan y que humanizan a personas que, muchas veces vemos como máquinas.

Mascotas presidentes
Foto: Andrea Robles

Piñera con el perrito Beagle que le regalaron, al que primero llamó “Poder” y luego rebautizó como “Bolt”.

Así, encontramos mascotas desde el actual Presidente de Chile, Sebastián Piñera, que también recibió de regalo un perrito Beagle al que inicialmente bautizó como “Poder” y que posteriormente se llamó “Bolt”, en honor al atleta jamaicano, hasta uno de los más antiguos y recordados, “Ulk”, el Gran Danés del expresidente Arturo Alessandri Palma, con quién aparece muchas veces retratado y el cual se encuentra actualmente embalsamado.

Y cómo olvidar a la gran mascota de todos los presidentes de Chile, la Tortuga de los Galápagos, donada por el gobierno de Ecuador, y que vivió durante muchos años en el Palacio Presidencial de Cerro Castillo.

El Presidente de Estados Unidos, Barak Obama, también tiene su mascota famosa, “Bo”, un perro de agua portugués que corre por los pasillos de la Casa Blanca.

Antes, George W. Bush tuvo a “Barney”, un terrier escocés y a una gatita llamada “India”, la cual produjo muchos inconvenientes por su nombre, ya que algunos líderes nacionalistas hindúes se sintieron ofendidos e instaron a la gente a llamar “George Bush” a sus mascotas.

Muchos otros presidentes norteamericanos destacaron a sus mascotas. Incluso, la familia Kennedy llegó a tener varios perros, gatos, ponis, hamsters, un canario y un conejo.

Pero fue Franklin D. Roosevelt quien se salió de los esquemas y tenía por costumbre atender a sus invitados con su perrita, “Fala” (scottish terrier), en brazos.

Mascotas presidentes
Foto: AP

Cherie Blair, esposa del ex primer ministro británico Tony Blair, sostiene a Humphrey, la gata que adoptó Margaret Thatcher y que luego ellos “heredaron”.

“Humphrey” fue una gata adoptada por la Primera Ministra británica, Margaret Thatcher y que luego heredó el Primer Ministro Blair, quien la mandó a una Residencia Felina, donde falleció a los meses después.

Y cómo olvidar a “Blondie” la perrita Pastor Alemán (cómo no) de Adolf Hitler, quien murió por cianuro para evitar que quedara en manos de los rusos. Dicen algunos que su muerte fue lo único que realmente le dolió al Fürher.

Como grandes anécdotas se pueden contar la del loro “Charlie”, mascota de Sir Winston Churchill, quien el 2005 fue hallado con vida en una Clínica Veterinaria a los 104 años. O la de uno de sus gatos, que pidió abandonar la habitación de su amo en la cual lo acompañó durante su larga agonía, justo horas antes de que falleciese.

Churchill fue un gran amante de los gatos, al punto de decir que “los perros nos ven como sus dioses, los caballos, como a sus iguales. Pero los gatos nos miran como si fuéramos sus súbditos”.

Más sobre Mascotas

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.