Guía de: Mascotas

Un perro salvó la vida a su amo, historia conmovedora

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. Cuando se les entrega amor, los animales son capaces de acciones increíbles, como salvarle la vida a su amo diabético.

El otro día, en una consulta médica que atendí, un perrito, Serafín, mestizo de 14 años, tenía un tumor cerca de una de sus orejas. En realidad era un procedimiento de rutina: realizar una evaluación del problema, programar exámenes prequirúrgicos y entregar un presupuesto de la cirugía… algo habitualmente rápido.

Sin embargo, terminé demorándome más de 40 minutos, porque su propietario me contó una bella historia. Una que quiero compartir con ustedes.

Serafín llegó a los pocos días de nacido a casa, adoptado por la hija de la familia. Sin embargo, fue don Juan, su padre, quien, a partir de ese momento, tomó la total responsabilidad de criarlo. Creció sanamente en su nuevo hogar.

Perros héroes

Foto: Macarena Pérez

Suki es una perra que ha sido capacitada para detectar los cambios en el nivel de azúcar en la sangre de las personas.

Años antes, don Juan había caído al hospital producto de una pancreatitis aguda fulminante. Lo sometieron a cirugía, con un pronóstico pésimo, ya que en aquellos años se estaba comenzando a implementar la técnica para salvarles la vida a este tipo de enfermos, pero se salvaban muy pocos.

Ese año, operaron de lo mismo a casi una treintena de personas, de las cuales, según testimonio de don Juan, sobrevivió sólo él.

El problema de extraer el páncreas es que el paciente queda con una serie de deficiencias, entre ellas, insulina… la diabetes. Todo se prevé y queda con terapia de soporte.

Cada vez que don Juan iba a control, el doctor le preguntaba si se le había declarado ya la enfermedad de alguna forma. Un poco molesto ante tanta insistencia, don Juan siempre contestaba que no y le pedía al doctor que no le siguiera preguntando lo mismo. Él tenía confianza en que no le pasaría nada más malo de lo que ya había vivido.

Cierto día don Juan se levantó y preparó el desayuno, siempre en compañía de Serafín. Se lo llevó a su señora al dormitorio y luego bajó a buscar el suyo. Se le cayó un pedacito de pan y al agacharse todo se volvió negro.

Perdió el conocimiento. Serafín se desesperó. Subió corriendo, saltó a la cama y derramó todo el desayuno de la señora, quién sin entender nada lo reprendió. Sin embargo, ante su insistencia bajó a ver qué pasaba. Encontró a don Juan en el piso, a tiempo justo como para llamar a urgencias y salvarle la vida. Una crisis de hipoglicemia. Minutos más y don Juan habría muerto. Serafín le había salvado la vida.

A don Juan le habían dado pocos años de esperanza de vida. Eso hace casi 25 años. Serafín sobrevivió a un abandono de días de nacido y tiene ya 14 años, algo más que su esperanza de vida.

El amor mutuo los mantiene juntos. Se merecen muchos años más.

Serafín y don Juan no son sus nombres reales, pero la historia es fidedigna, relatada por su propio protagonista.

Más sobre Mascotas

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.