Delfines: Genios matemáticos que despliegan su talento bajo el agua

Un reciente estudio de Tim Leighton del instituto de sonido y vibración de la Universidad de South Hampton sugiere que los delfines al cazar utilizan técnicas complejas de matemática no lineal.

Guía de: Matemáticas

El gobierno de India a través de su ministerio de medio ambiente entregó un comunicado reconociendo a los delfines como “personas no humanas”. Este reconocimiento tiene por consecuencia darles ciertos derechos que por ejemplo no permitirían usarlos como medio de entretenimiento en espectáculos. Pocos saben que  otros tres países ya tenían esa prohibición que son nada menos que Costa Rica, Hungría y Chile. Lo cierto es que la inteligencia de los delfines no deja de superar las expectativas de la comunidad científica día a día.

Un reciente estudio de Tim Leighton del instituto de sonido y vibración de la Universidad de South Hampton  publicado en “Proceedings of the Royal Society” (DOI: 10.1098/rspa.2012.0247) sugiere que los delfines al cazar utilizan técnicas complejas de matemática no lineal.

Delfines

Foto: Mariana Nery

Si consideramos el sistema sonar de un delfín desde una perspectiva operativa, esta no difiere mucho del mejor sonar hecho por el hombre. Es por esto que al autor del estudio le llamó mucho la atención constatar, mientras veía el documental Blue Planet en el Discovery Channel, que los delfines lanzaban burbujas de aire alrededor de sus presas.

La razón es simple, desde un punto de vista técnico esto ciega la señal del sonar que es su principal herramienta para cazar. El sonar clásico hecho por el hombre no tiene la capacidad de lograr esto y queda por completo “cegado” por estas burbujas. Este es uno de los problemas principales de los sistemas actuales de sonar que, por ejemplo, tienen problemas en detectar minas submarinas en aguas turbulentas.

Tratando de entender este aparente contrasentido el equipo liderado por Leighton con su colega Paul White y su estudiante Gim Hwa Chua comenzó a modelar los tipos de pulsos que emitían los delfines. Lo primero que les llamó la atención es que el delfín emite secuencias de pulsos con amplitud variable.  Para poder procesar este tipo de señales el equipo tuvo que recurrir a técnicas de matemáticas no lineales bastante más avanzadas que la técnica estándar de proceso de señales de sonar. El descubrimiento es que efectivamente la clave para poder discernir entre las burbujas y la presa proviene de emitir estos pulsos de frecuencia variable. Esto produce cambios en los ecos que permiten detectar a su presa en el medio de las burbujas.

Esto por supuesto no demuestra de manera concluyente que el delfín procesa la señal con técnicas no lineales, pero sí muestra que efectivamente se ha desarrollado una técnica para detectar blancos en aguas turbulentas estudiando a los delfines.  Una vez más la sabiduría de especies aparentemente “menos evolucionadas” nos sorprende y nos hace pensar realmente quién es el poco evolucionado.

Más sobre Matemáticas

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.