Inicio » Mujer »Equipo

¿Cómo entender lo que quieren las mujeres?

No es fácil entendernos, por ello es mejor querernos. Sin embargo, hay pistas que pueden ayudar a que la convivencia entre hombres y mujeres pueda fluir más fácilmente.

Si alguien dijo que ser mujer era fácil, no se imagina lo equivocado que está. Reconocemos que somos complejas, pero no solo porque la naturaleza nos revuelve las hormonas cada 28 días; sino porque hacemos uso de la lógica y la emoción en todo momento.

Cómo entender lo que quieren las mujeres
Foto: Ilustración de Francisco Javier Olea

Entender lo que quieren las mujeres es un desafío que los hombres deben enfrentar.

    Esta columna está orientada a los hombres que aún no logran comprender qué es lo que queremos y nos llenan de chocolates y flores, porque creen que con eso seremos felices. Aunque sí adoramos esos gestos, hay aspectos de nuestra esencia que van más allá de lo que el consumismo puede comprar, y que después de todo son temas básicos para establecer cualquier relación. ¿Cómo entender lo que quieren las mujeres?

  1. Ser Consecuentes: las mujeres necesitamos sentirnos seguras, por ello la relación entre lo que se dice y se hace es lo que finalmente hará que una vida en pareja logre sobrevivir a los embates del tiempo. Queremos hombres que mantengan coherencia entre lo que predican y practican, porque esa continuidad establece un antecedente que genera la confianza. Si usted no es de este tipo, entonces lo que tendrá será una mujer en constante combate con usted.
  2. Responsabilidad, compromiso y colaboración: parece que las generaciones actuales o la instantaneidad del mundo moderno, han hecho que los hombres soliciten lo mismo a sus parejas, porque parece más fácil. Pero lo que las mujeres queremos, no es condenarlos a una cadena perpetua, sino que sean capaces de compartir el peso de lo que significan estas dos palabras. Tomar decisiones en conjunto, cuando sea requerido; hacerse cargo de las labores de la casa; apoyarnos cuando nos vean mal y acompañarnos en las buenas, es lo que hoy nos hace falta. Necesitamos de su compromiso (ojo, no queremos un anillo), sino sentir que hay una conexión única por la cual podrían vivir y “morir”, intensidad que podremos entregar en la medida que así lo demuestren.
  3. Empatía: no hay peor momento cuando el período mensual llega a nuestra rutina. Este es el mejor ejemplo de cuando necesitamos que sean comprensibles y cariñosos. Porque la empatía implica ponerse el lugar del otro, y si fuesen capaces de entender o respetar el dolor, la sensibilidad o las emociones que afloran, en aquellos y todos los días, tendríamos un mundo más equitativo y la igualdad de género no sería tema.
  4. Regaloneo y abrazos: demostrar cariño hoy ya no es símbolo de debilidad; al contrario, es lo que nos da la esperanza de que la inteligencia emocional sí existe. Los abrazos, las caricias, los besos apasionados en público o en privado es lo que nos conecta y nos hace sentirnos vivos. Es lo que nos diferencia de los animales y es lo que nos ha hecho evolucionar como sociedad y especie.

Queremos amar y ser amadas, y la comunicación es esencial  para lograrlo. Sean directos y dulces; si aman, díganlo, la omisión de información puede ser el comienzo del fin

  • Y finalmente, porque no solo vivimos de pan y cebolla, una buena noche de pasión, donde cumplan nuestras fantasías y no piensen únicamente en satisfacer sus necesidades, le dará ese sabor divino que toda mujer necesita. Complacernos no es una exigencia, pero si ponen una pizca de dedicación e imaginación, nos harán sentir queridas, comprendidas, lo básico para mantener viva toda relación.

Después de todo no somos tan exigentes y no pedimos mucho ¿o sí?; pero si logran aplicar esta receta en su día a día, será un paso para tener hombres y mujeres felices, y una sociedad feliz es todo lo que queremos ser, por lo menos así lo deseo yo.

Si están de acuerdo, los invito a seguir construyendo esta receta y nos den a conocer las propias, así aportaremos a todos aquellos que están en busca de las respuestas a sus vidas.

Más sobre Mujer

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.