Guía de: Mujer

Cinco cosas que las mujeres odian en los hombres

Ellos dicen que nosotras nos quejamos todo el tiempo, que no hay como mantenernos contentas. Nosotras, en tanto, debemos soportar ciertas “prácticas” de los señores que la verdad, descomponen a cualquiera.

El último tiempo he escuchado a muchas mujeres quejarse de sus parejas, pensé que era un tema propio de nuestro país, porque la verdad es que no he oído reclamos de extranjeras (y ojo que tengo varias amigas de otras latitudes).

Me puse a investigar en la web y me di cuenta que eso de no estar contentas con el señor que tenemos al lado es algo universal. Aunque claro, en el caso de esta angosta franja de tierra se acentúa por el hecho de que nos cuesta decir las cosas de frente.

mujeres-odian
Imagen: Alfredo Cáceres

Así encontré un listado de cinco prácticas que los hombres realizan habitualmente y que por decir lo menos, las mujeres odiamos.

Los eructos: conozco un hombre que se jactaba de poder decir las vocales eruptando (aunque se sentía frustrado de no completar todo el abecedario en la misma situación). La cosa es que los señores tienen un instinto gregario tan desarrollado que insisten en compartir con nosotras sus incomodidades gástricas, lo que no agrada a nadie, salvo a sus compañeros de colegio con quienes realizan la práctica y organizaban hasta campeonatos.

Su mala memoria: podemos entender que no se acuerdo el nombre de la vecina de su barrio de niño, pero que se olvide de nuestro cumpleaños o peor aún lo confunda con el de su ex, resulta  imperdonable. Porque además, en general no son tan indulgentes cuando uno  olvida algo importante para ellos, como un favor, planes para la cena, la ropa de la tintorería o peor aún, el cumpleaños de su madre.

Rascarse los genitales: algunos lo hacen de manera disimulada a través del bolsillo del pantalón, otros descaradamente encima de la ropa. Si bien esta no tiene por qué ser una acción “sexual”, a las mujeres no nos parece una práctica muy higiénica, menos aún si luego de ello hay que saludar de la mano al “caballero en cuestión” o pedirle que nos alcance algo.

Audición selectiva: “Pero si te avisé que teníamos que ir a almorzar donde mis papás”; ”si yo te dije que había que pagar la cuenta del teléfono”, frases así se repiten en miles de hogares, y no es que los hombres tengan mala voluntad. Simplemente no nos escuchan, y ojo que no es un problema auditivo de ellos. Es un error nuestro, nosotras les hablamos cuando están concentrados en actividades, que sin duda son más interesantes que prestarnos atención: ver televisión, leer una revista, conducir o simplemente  comer. Así que cuidado cuando le diga algo importante a tu pareja, apaga cualquier distractor y comprueba que te escucha con atención.

La forma como se quejan cuando están enfermos: he escuchado a hombres dictar su testamento, mientras una gripe los ataca, otros asegurar que se morirán en las próximas dos horas, producto de un dolor de estómago. Lo cierto es que si bien se les llamó por bastante tiempo “el sexo fuerte”, de eso no tienen mucho a la hora de ser atascados por enfermedades comunes, como gripe o dolores estomacales. Sienten que la vida se les acaba. Y uno, aun cuando esté incluso en las mismas condiciones, debe auxiliar a esos pobres moribundos, porque claro no los va a dejar abandonado con la nariz moquillando, sería casi firmar el divorcio.

Más sobre Mujer

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.