Guía de: Mujer

Consenso mundial: las mujeres son menos corruptas que los hombres

Tanto por su rol en la sociedad, como por la propensión femenina a tomar menores riesgos, el caso es que datos empíricos muestran que las mujeres cometemos menos ilícitos que los varones.

No uno, sino varios estudios internacionales, de universidades, ONGS y del propio Banco Mundial dan cuenta de que las mujeres somos menos corruptas que los hombres.

Por ejemplo, una investigación realizada por la Universidad de Kontanz, Alemania, indica que  nosotras somos menos proclives a cometer actos como pago o cobro de coimas y otras acciones ilegales que los hombres. El análisis precisa que mientras las féminas velamos por el bien común, ellos actúan por su propio bienestar.

El estudio, que abarca 100 países, señala que los gobiernos donde existe mayor presencia femenina en cargos importantes, la corrupción es menor. Aunque reconoce que para llegar y mantener el poder muchas adoptamos actitudes masculinas.

Mujeres corrupción

Foto: Internet

El bien común

La investigadora  Margarit Bussmann, autora del sondeo, sostiene que en general las mujeres tienden a actuar teniendo en cuenta el bien común, los hombres actúan  para “su propio bolsillo”. Además, agrega que las decisiones tomadas por mujeres implican un menor riesgo político y económico, respecto a las de los hombres.

En tanto, otro análisis efectuado en 150 países de Europa, África y Asia por la Universidad de Maryland, llega a la misma conclusión: las mujeres son más confiables y menos proclives a la corrupción que los hombres.

Sin embargo,  hay quienes advierten que esta situación podría cambiar con el incremento de mujeres en cargos público. Ellas están accediendo por estos días a segmentos en los que ellos no tenían participación, lo que a ojos de los especialistas podría hacer que cometan más delitos.

Pero no basta con que accedan a cargos altos, la psicóloga e investigadora de la Universidad de Kyambogo, Laura Aryijuka,  sostiene que por el rol que les asigna la sociedad, como por ejemplo el cuidado de los niños, las mujeres tienden a ser más confiables y menos proclives a tomar riesgos, lo que hace que lo mediten mucho antes de entrar a “negocios” como el pago de coimas, redes clandestinas y otras acciones ilegales.

“Ellas meditan más sobre lo que pasará si son descubiertas, sobre el curso futuro que seguirán los acontecimientos, mientras que los hombres son más viscerales y cortoplacista a la hora de tomar acciones que conlleven riesgos”, concluye Aryijuka.

Más sobre Mujer

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.