Guía de: Mujer

El nuevo enemigo de las relaciones de pareja: los smartphones

La presencia de dispositivos electrónicos durante nuestra vida diaria produce quiebres de parejas, pero también puede transformarse en una forma de reavivar el amor.

Como si no fuera fácil mantener una relación de pareja en tiempos normales se suma por estos días, en que abundan las redes sociales, whatsapp y otros, una nueva amenaza a la vida amorosa: los smartphone.

La presencia de los dispositivos de este tipo, más  los tablets y consolas de juego, que nos permiten interactuar a la distancia, están deteriorando nuestras relaciones interpersonales cara a cara, especialmente con nuestras parejas.

Smartphones parejas
Foto: Internet
Para demostrar esto, Andrew K. Przybylski y Netta Weinstein, investigadores de la Universidad de Essex (Inglaterra), reunieron a 74 voluntarios (26 mujeres y 48 hombres) para llevar a cabo distintas pruebas. Ellos descubrieron que cuando los individuos interactuaban en presencia de smartphone, tablets y notebook, aseguraban alcanzar menores índices de confianza e intimidad que cuando lo hacían sin tener contacto con esos aparatos.

Ahora bien, en el caso de las parejas, el sexólogo y autor de varios libros, Ian Kerner, señala que se registra el mismo fenómeno. Ante la presencia de dispositivos electrónicos, las personas comienzan a establecer relaciones de mayor cercanía con quienes están conectados de manera virtual, como amigos del colegio, compañeros de trabajo, etc. Y junto con ello, olvidaban (casi completamente) a quienes tienen enfrente.

¿Qué hacer?

¿Pero es irremediable? ¿Se debe que botar el celular a la basura? No, por ningún motivo. Lo primero es, según Kerner, erradicar el aparatito del dormitorio –vuelvan al viejo despertador a cuerda, así no les quedan excusas-, luego mantener esta clase de dispositivos alejados de cenas u otras reuniones importantes en que se debe propiciar la intimidad.

Pero lo mejor, es que se pueden usar como una herramienta para reavivar la  sensualidad con la pareja. Kerner da ideas como  hacer llamadas en que se describa el espacio en que estamos o la ropa que vestimos; enviar fotos o mensajes que evoquen recuerdos y que idealmente sólo sean conocidas por los dos; escribir correos electrónicos “sexies” –por ejemplo relatando fantasías eróticas o planes para un encuentro próximo-. En fin se puede hacer mucho con imaginación, pero siempre tomando la precaución de utilizar la cuenta personal y no el email de la oficina.

Más sobre Mujer

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.