Guía de: Mujer

Tuppersex: la nueva tendencia en reuniones de mujeres para productos eróticos

En general los encuentros, que duran entre dos y tres horas, parten por lo que se denomina cosmética erótica, cremas, aceites, esencias y perfumes.

En la memoria colectiva del mundo en general todavía sobreviven en el recuerdo las reuniones “Tupperware” en la que la mamá, con un grupo de amigas, conocidas, compañeras de trabajo, etc. se juntaban alrededor de cosas ricas y de un catálogo de envases plásticos para comprar justamente eso: Tupperware.

Y si bien ya no son comunes esos encuentros, el sistema de venta sigue vivo, pero con una variante, un tema que les interesa a todas: el sexo.

Tuppersex

Foto: micajondelossecretos.blogspot.com

Tuppersex

Se trata de los Tuppersex, que en cuanto al formato mantiene los principios que tenían los clásicos encuentros ochenteros, es decir, un grupo de conocidas o amigas, que en promedio llegan a las ocho o diez personas, que se reúnen con el fin de vender productos y solucionar dudas respecto de ellos.

Así esta vez en vez de hablar de “la fiambrerita” o “el battitutto” las mujeres se juntan en la casa de alguna y acude una consultora con un baúl cargado de cosméticos, juguetes y otros implementos eróticos.

En general los encuentros, que duran entre dos y tres horas,  parten por lo que se denomina cosmética erótica, cremas, aceites, esencias, perfumes, etc. Posteriormente se habla de lencería e implementos propios del juego previo y finalmente se llega a los juguetes eróticos propiamente tal.

Esto permite que las asistentes del Tuppersex puedan tocar, oler, sentir, explorar y tener contacto con juguetes eróticos sin la necesidad de acudir a sexshop, es decir, en un ambiente discreto y de confianza. Porque además de mostrar cada producto, la anfitriona explica los usos de ellos, las ventajas que ofrece una u otra forma y sus texturas.

Junto con escuchar, quienes acuden al encuentro pueden hacer preguntas, pedir más detalles  y  finalmente comprar aquellos productos que quieran, con una ventaja respecto a los sexshop: la absoluta confidencialidad del grupo de amigas.

Quienes han acudido a estos encuentros relatan que las mujeres plantean una gran cantidad de preguntas y terminan con ganas de “comprárselo todo”. Tanto es el furor que han gestado estas reuniones en Estados Unidos y Europa que, ya en el viejo continente se realizan Tuppersex mixtos, donde se puede ir con la pareja y ver qué implementos son los mejores para reavivar el juego.

Después de todo,  ¿a quién no le gustan las reuniones de amigas?

Más sobre Mujer

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.