Guía de: Música Indie

Electrelane: En busca del más potente minimalismo

Electrelane es marca registrada: su órgano interminable (Farfisa, por cierto), esas vocalizaciones lánguidas y eternas, esos chillidos susurrantes, esas guitarras buscando salidas melódicas.

Quiero empezar diciendo que dejé de enemistarse con este particular enjambre de muchachas enarbolando sus instrumentos eléctricos al, lenta y profundamente, llegar a la revelación de su música: esa masa sonora interminable y siempre proclive a caer en un abismo de velocidad eufónica.

Provenientes de Brighton, Inglaterra, Electrelane es un cuarteto de bajo (Ros Murray), guitarra (Mia Clarke), batería (Emma Gaze) y guitarra/órgano (Verity Susman). Pongo el órgano al final porque es, sin duda, el elemento que va creando la catarsis en las largas, pegadas, y dinámicas composiciones de estas chicas.

Electrelane
Foto: Agencias

La larga travesía comienza con “Rock it to the Moon” (2001), siendo un disco difícil de digerir, por sus escapadas a algo que no me atrevo a denominar “experimental” -hasta tiene su tema con alusión a la gran canción instrumental “Pop Corn“-, pero sí tiene algo de minimalista, aunque estas etiquetas parecen pegadas a la fuerza; y también es menester decir que la balanza no queda tan bien puesta en este debut.

Sin embargo, con “The Power Out” (2004) se define rápidamente para dónde se encamina la banda: temas más cortos, más potentes, logrando concentrar la píldora efectiva que es Electrelane. Con su gran empezada en “Gone Under Sea” (“Aaaaaave Maríaaa”) o las revoluciones más bajas con “Birds” (tal vés su mejor canción) o “Enter Laughing” es un álbum que ya las deja en la vía correcta para despegar. “No Shouts, No Calls” (2007) es maravilloso, al pulir ciertas cosas que estaban muy crudas y no matizadas en “The Power Out“.

Electrelane es marca registrada: su órgano interminable (Farfisa, por cierto), esas vocalizaciones lánguidas y eternas, esos chillidos susurrantes, esas guitarras buscando salidas melódicas. Es algo para escuchar y dejarse llevar en esa corriente contínua y elegante que van hilvanando en cada nota, esas ganas de disfrutar más del viaje que de la llegada. Sufrieron de un hiato por allá por el 2007, y si bien no han editado nuevo material, se les ve participando en festivales cada cierto tiempo desde el 2011. Esperemos que pronto nos entreguen más de esas celestiales composiciones.

Más sobre Música Indie

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.