Roxette: La impactante historia de su vocalista

Después de superar una compleja situación, Roxette está de vuelta para presentar a las nuevas generaciones los éxitos que los mantuvieron al tope de los rankings durante principio de los noventas.

Guía de: Música Pop

“Esta canción nos llevó desde la fría Suecia, hasta el caluroso Hollywood” comenta Per Gessle antes de interpretar “It Must Have Been Love”, el clásico de Roxette que por estos días cumple 25 años de vida. Fue un 5 de mayo especial para el dúo sueco que se presentó en nuestro país por segunda vez en menos de un año. Anteriormente había sido el Movistar Arena, esta vez un Teatro Caupolicán repleto que albergó una jornada de hits y karaoke masivo.

Importante habrá sido para algunos fanáticos nacionales poder ver a Roxette nuevamente sobre los escenarios y después de tan poco tiempo, sin embargo, algo casi seguro es la mayúscula importancia que tiene para Marie Fredriksson estar sobre esa tarima cantando para todos nosotros.

La vuelta de Roxette

Foto: EFE

Roxette vuelve a cantar para las nuevas generaciones.

Con su característico pelo corto y a estas alturas más blanco que blondo, Marie de 53 años se ve débil sobre el escenario. Su poder interpretativo sigue siendo altísimo a momentos, pero en general hoy su voz carece de la potencia característica de antaño. Se mueve poco, a menudo pierde el equilibrio (durante su presentación en el Teatro Caupolicán estuvo a segundos de perder el equilibrio por completo y caer al suelo) y necesita ayuda para caminar fuera del escenario. Estos rasgos no solo parecen extraños para una persona de 53 años, sino que se acentúan aún más al ver la vitalidad de su compañero Per Gessle, quien con su guitarra colgada al hombro, aún se mueve como en un mejores años.

La situación antes descrita esconde un enorme sufrimiento desconocido para muchos, y que convierte a cada presentación de Roxette, en un milagro. Fue en el otoño de 2002, cuando a la vocalista de Roxette se le diagnostica un tumor cerebral que la mantuvo más de cuatro años alejada de los escenarios y con un estricto itinerario de rehabilitación. Fueron días difíciles para la intérprete de “Joyride”, quien de pronto comenzó con episodios en los cuales no podía hablar. Rápidamente se le diagnosticó el tumor cerebral que la obligó a someterse a una delicada operación e iniciar un largo camino hacia la recuperación.

Durante los cuatro años siguientes, Marie debió aprender a leer y a contar nuevamente y algunas de sus funciones motoras se vieron afectadas. Poco a poco los avances en su recuperación comenzaron a mezclarse con la música, bastión fundamental en el proceso de curación. Sumado a la música, Marie comenzó a dibujar, y así ambas terapias alternativas empezaron a contribuir en su recuperación casi total, como la vemos hoy en día.

El Regreso

Si bien previo a 2009 Marie Fredriksson y Per Gessle hicieron algunas breves apariciones públicas como Roxette, el regreso definitivo fue en 2009, seis años y medio después de diagnosticada la enfermedad a uno de sus miembros.

“Circus”, en Estocolmo, fue elegido como el lugar donde Roxette regresó para presentarse frente a familiares, fanáticos y amigos. En primera fila estaba su marido Mikael Bolyos e hijos Josefin y Oscar, que terminaron de pié y con lágrimas en sus ojos.

Finalmente no fueron solo ellos quienes se emocionaron, sino que Suecia completo. Evidencia de lo anterior es el titular del diario “Expressen” al día siguiente: “It Must Have Been Love” (Tuvo que ser amor), acompañada de una gran foto de Marie recuperada.

Más sobre Música Pop

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.