Guía de: Música Pop

¡Viva la Originalidad!: Menos “Bandas Tributos” por favor

Las mal llamadas “bandas tributos” se multiplicaron y hoy están por todos lados. Desde los elegantes escenarios de los casinos de juegos, hasta los viejos bares de barrios bohemios.

Hace un buen rato que dejaron de ser solo un pasatiempo, hoy se mueven en una industria que las valora tanto como a aquellos que imitan, y sus fanáticos los veneran y siguen como creyendo que en ellos habita algo de aquel artista que pretenden ser.

Las mal llamadas “bandas tributos” se multiplicaron y hoy están por todos lados. Desde los elegantes escenarios de esos casinos de juegos que se multiplican por Chile, hasta los viejos bares de barrios bohemios. U2, RUSH, TOTO, Pink Floyd, AC/DC, Guns N’ Roses y la banda que usted quiera tiene su “tributo” en nuestro país.

Bandas tributo
Foto: Harold Castillo
Como amante de la música en vivo, he visto a varias de estas bandas tributos y no son pocas las que me han impresionado. Muchos de estos tipos que se disfrazan como sus ídolos e intentan moverse en el escenario como ellos, logran replicar muy bien el sonido de aquellas bandas que tributan. Desde la cómoda silla de alguien que no toca ni el timbre de la casa, me saco el sombrero ante cualquier persona que pueda emular un solo de guitarra de Slash o Angus Young, o llegar a los tonos de Steve Perry o Freddie Mercury, por ejemplo. Muchos de los músicos que he tenido la oportunidad de ver, son brillantes intérpretes de las obras que tributan, las conocen de memoria y detrás de sus espectáculos existe gran preparación.

Vivir bajo la sombra de otro

No obstante lo anterior, me declaro un fanático de la originalidad y el atrevimiento. Vivir bajo la sombra de otro, por mucho que lo veneres desde siempre, es algo que me parece patético, al menos. No sé qué persigue alguien que tributa a una banda toda su vida más allá de entretenerse, ¿pero hacer de eso un negocio?

Ciertamente no es tanto las interrogantes planteadas las que me molestan, cada uno tiene el derecho de pararse sobre un escenario y pretender ser otra persona, llevarse los aplausos de otros y hasta creer que son suyos. Lo que sí me molesta es ver cómo estas bandas han monopolizado la diminuta escena nocturna de locales donde se puede tocar en vivo en nuestro país, quitándole el espacio vital a todos aquellos que sí tienen algo original que mostrar. Por otro lado la prensa entrega más tribuna a aquellos que imitan, que hablan creyendo ser otros e incluso dan penosas entrevistas imaginando lo que piensa el tipo quien pretender ser cada fin de semana.

Competir contra las canciones de Journey, Guns N’ Roses o RUSH es simplemente imposible, es injusto. Escenarios clásicos de la noche capitalina se han volcado a las “bandas tributos”, relegando a la nueva camada musical nacional a tocatas de días martes o miércoles. ¿Qué hubiese pasado si bandas nacionales como Los Tres o Los Prisioneros nunca hubiesen tenido la posibilidad de mostrar su talento en vivo porque no existía la instancia para aquello?, ¿sabemos cuantas bandas como Los Bunkers o Lucybell están por ahí relegadas a tocar puertas pidiendo oportunidad de ser escuchados?. Las grandes bandas se forjan en vivo y es idealmente ahí donde deben ser descubiertas.

Alguien podrá argumentar que hoy existen muchos más escenarios que hace 10 o 15 años y eso es innegable, pero también existe el mismo aumento en la oferta de bandas nuevas y talentos nacionales a ser descubiertos… para qué hablar de las “bandas tributos”, si hasta Banda Tributo a Mike Patton me ha tocado ver.

Pasarán los años y habrá quienes sigan disfrutando de estas bandas que imitan ser otras personas. Pero también seguirán existiendo quienes creen en los nuevos talentos y en las oportunidades, quienes creen en la originalidad y en la novedad.

Más sobre Música Pop

ComentariosDeja tu comentario ↓