Guía de: Nutrición

¿Cómo vivir más años a través de la alimentación?

Existen teorías que señalan que una alimentación restringida en calorías puede revertir en parte, los cambios fisiológicos que acompañan al envejecimiento.

Antiguamente se pensaba que la genética era fundamental para lograr vivir más. Sin embargo, hoy se piensa que si bien eso ayuda, es posible a través de la adecuada alimentación y por ende nutrición, alcanzar una mayor esperanza de vida al nacer y con ello la longevidad.

Comida envejecimiento

Foto: El Mercurio

La uva es uno de los alimentos que favorece la longevidad.

Existen teorías que señalan que una alimentación restringida en calorías puede revertir en parte, los cambios fisiológicos que acompañan al envejecimiento y por tanto evitar o  incluso mejorar las enfermedades relacionadas con la edad. Ello puede deberse a que con la edad los requerimientos de energía son menores (reducción en un 5% entre los 40 y 59 años y en un 10% por cada década entre los 60 y 79 años), atribuidos a cambios en la composición corporal (pérdida de masa magra e incremento de masa grasa) con el consecutivo descenso en la tasa metabólica basal y disminución de la actividad física, por mayor tendencia al sedentarismo determinando con ello una disminución de forma importante del gasto energético.

En los estudios anteriores también asocian a que una restricción calórica implica un descenso en la glucosilación, daño oxidativo y alteración de genes específicos, logrando consigo un incremento en la longevidad por medio evitar alteraciones metabólicas importantes.

Finalmente, debido a que una de las teoría del envejecimiento más aceptada asocia este proceso a un daño oxidativo que activa gran formación de radicales libres que provocan daño celular y deficiente disponibilidad de antioxidantes, generaría estrés oxidativo, el  cual no sólo se asociaría al envejecimiento, sino también a enfermedades degenerativas que tienden a aparecer mayormente después de los 40 años.

En este punto la alimentación juega un rol clave y se postula que para lograr una mayor esperanza de vida y mayor longevidad, el consumo de frutas, hortalizas, verduras y leguminosas es fundamental por su aporte de antioxidantes y otras sustancias generadoras de compuestos antioxidantes los cuales son esenciales para el equilibrio oxidativo del organismo y la prevención del envejecimiento prematuro y acelerado.

Entre los nutrientes de acción antioxidante que favorecerían de mejor forma la longevidad se tienen los flavonoides (cítricos, cerezas, manzana, uva, cebolla, pimiento y té), antocianinas (uva negra, fresas, moras, arándanos y granada), lignanos (consumidos como precursores presentes en frutas y hortalizas, cereales integrales y legumbres, que se convierten en lignanos por acción de las bacterias del colon), fitatos (cereales integrales especialmente en el salvado y legumbres) y  carotenoides (sean estos con actividad pro-vitamina A o no, como β-caroteno (zanahoria), licopeno (tomate), Luteína y zeaxantina (naranjas y espinacas)).

Más sobre Nutrición

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.