Inicio » Nutrición »Equipo

¿Cómo almacenar alimentos para resistir un terremoto?

Almacenar alimentos y agua es parte de estar preparado para una emergencia. Acá explicamos cómo hacerlo de la mejor manera dentro de sus posibilidades.

Los desastres naturales son fenómenos que no se pueden controlar y que se presentan de manera inesperada. La organización Mundial de la Salud (OMS) define “emergencia” como cualquier situación que implica una amenaza imprevista, grave e inmediata para la salud pública. Nuestro país es sísmico y todos los días tiembla en alguna parte de Chile, por ello Y SIN CONSIDERAR aquellos “falsos profetas” que auguran mega-catástrofes, pero teniendo siempre en la memoria colectiva el 27 F, debemos estar preparados para enfrentar cualquiera de ellas.

Almacenar alimentos
Foto: EFE

El agua es uno de los elementos básicos que se debe guardar, pero no más de un mes.

Almacenar alimentos y agua es parte de estar preparado para una emergencia. Considerando que estas condiciones adversas generan riesgos sanitarios que comprometen la seguridad alimentaria, acá le damos unos sencillos tips como guía:

  • Provisión de agua: Junte agua en botellas limpias ojalá desinfectadas, guárdelas bien tapadas en un lugar oscuro, cambie el agua cada mes (no la bote, riegue sus plantas con ella). Considere para beber 3 litros por persona, además de guardar agua para la higiene en forma separada. Es bueno también  tener toallitas húmedas que sirven para sustituir el agua en la higiene personal.
  • Alimentos enlatados listos para comer: Escoja latas del tamaño que brinden justo el número de porciones que necesitará su familia para no tener sobrantes, pues en una emergencia por lo general falta la electricidad necesaria para refrigerar o congelar los alimentos. Asegúrese de tener a la mano un abrelatas manual y utensilios para comer. Si puede prepare USTED mismo sus conservas de comida.
  • Alimentos secos e instantáneo: arroz, cereales, sopas y papas únicamente si cuenta con suficiente agua y alguna forma de hervirla si no hay electricidad. Harina, carne de soya.
  • Jugos envasados: Pueden ser embotellados, enlatados, en caja o hasta deshidratados ya que todos brindan líquido, energía, vitaminas y  minerales.
  • Leche y fórmula en polvo: enlatada o evaporada, proporcionan líquidos a la vez que son una fuente de proteína y calcio. La leche en polvo considérela, pues usted ha previsto el agua.
  • Alimentos que dan energía: maní, manjar, miel, mermeladas, nueces, fruta seca, barritas de granola o de proteína, frutas secas, galletas, dulces, chocolates, calugas. Almacene alimentos altos en grasa en un lugar fresco para ayudar a evitar enranciamiento.
  • Condimentos y alimentos de uso diario: Estos incluye alimentos tales como sal, pimienta, café, té, chocolate en polvo y demás.

Recuerde almacenar en un lugar destinado solo para este efecto, si pudiese destinar un mueble metálico o un refrigerador en desuso, pues se mantienen en pie luego de una destrucción, de cualquier forma debe ser móvil, resguardado de la luz humedad de preferencia metálico y de un tamaño apropiado, ubicado cerca del lugar destinado como zona de seguridad en su domicilio.Revíselos cada seis meses y reemplace los alimentos para los cuales la fecha de caducidad se vencerá antes de seis meses más.

Más sobre Nutrición

ComentariosDeja tu comentario ↓