¿Cuáles son los distintos tipos de leche y para qué sirven?

La industria alimentaria ha intervenido en la leche, pudiendo ofrecer en este momento distintos tipos de ellas con grandes ventajas.

Guía de: Nutrición

La leche es un alimento muy completo, puesto que no solo aporta proteínas de muy alto valor biológico,  energía en forma de carbohidratos y grasas cuya cantidad dependerá del tipo de leche consumida, sino que también aporta vitaminas y minerales de gran importancia no sólo para nuestro crecimiento y desarrollo óseo, sino también para una adecuada función muscular y de otros tejidos de nuestro organismo.

La industria alimentaria ha intervenido en la leche, pudiendo ofrecer en este momento distintos tipos de ellas con grandes ventajas, por ello la idea de esta nota es poder entregar una visión general de los distintos tipos de leche que existen en el mercado y qué efectos o beneficios podrían tener cada una de ellas:

Leche

Foto: María Ignacia Concha

La leche es un alimento muy completo.

Leche entera: esta leche sólo ha sido sometida a tratamientos de esterilización de tal manera de bajar e inhibir la carga bacteriana, pues no hay que olvidar que la leche es un producto muy fácil de contaminar. Este tipo de leche no es muy recomendada por su alto contenido graso (30%), señalando que éste es de tipo principalmente saturado, por ende pueden alterar la concentración sanguíneas de triglicéridos y LDL. A su vez, por su alto aporte energético, pues 1 gramo de grasa aporta 9 kcal., favorece el sobrepeso, la obesidad y otros problemas en nuestro organismo.

Leche semidescremada: es una leche reducida en grasa, sin embargo aun entrega ácidos grasos saturados que pueden a la larga acarrear ciertos riesgos como los descritos anteriormente.- Este tipo de leche se recomienda principalmente en niños, especialmente si tienen tendencia al incremento de peso, ello porque debido a estar en etapa de crecimiento requieren ciertas cantidades de ácidos grasos,  vitaminas liposolubles y otros compuestos presentes en la grasa láctea.-

Leche descremada: ésta es la leche recomendada por excelencia, debido a que producto de la extracción de la grasa aporta principalmente proteínas,  carbohidratos, vitaminas y minerales. Es necesario señalar en este puntos que las vitaminas liposolubles que fueron extraídas al someter a la leche al proceso de descremado, deben ser incorporadas al producto, de acuerdo a lo que establece la ley chilena, es por esa razón que esta leche posee en su composición un valor nutricional muy similar a la leche normal, solo que posee muy poca cantidad grasa y por ende menor valor energético.-

Leche sin lactosa: Esta leche ha sido sometida a un proceso industrial a través del cual se degrada la lactosa de la leche. Entre ellos el más común es la introducción de bacterias lácticas que son inocuas a nuestro organismo, en cantidades reguladas y bajo condiciones controladas,  que degradan la lactosa y dejan un producto libre de ella.- La lactosa  o azúcar de la leche es un carbohidrato que requiere de la presencia de una enzima especifica denominada lactasa para su degradación, la lactasa es secretada por nuestro organismo especialmente cuando somos niños, sin embargo al ir creciendo su producción merma hasta incluso poder agotarse, generando así un problema denominado “intolerancia a la lactosa” que se caracteriza por meteorismo, cólicos, diarrea, entre otros síntomas al ingerir leche o cualquier producto lácteo.-

Leche con w-3: este tipo de leche, se ha diseñado de tal manera de poder entregar un mayor aporte de ácido linolénico (W-3) y de esa manera prevenir, principalmente alteraciones cardio-vasculares.- Este ácido graso esencial, es decir que nuestro cuerpo no puede producir, posee innumerables beneficios entre ellos el desarrollo neuronal, visual, disminuye niveles de VLDL y triglicéridos, posee efecto antiinflamatorio, colabora en la disminución de la presión arterial, ha mostrado efectos en la disminución de arritmias y reduce la resistencia a la insulina.- Este tipo de leche está orientado principalmente para el adulto mayor o personas que tienen riesgo o patologías cardiovasculares.-

Leche  con fitoesteroles: estas moléculas de origen vegetal con estructura muy similar al colesterol animal es muy empleado para  nivelar los niveles de éste a nivel sanguíneo al dificultar la absorción  del colesterol dietario a nivel intestinal.-Por otro lado, se les atribuye propiedades antiinflamatorias, antitumorales, bactericidas y fungicidas.- Esta leche de tipo funcional, porque cumple una función en nuestro organismo,  es muy recomendada en aquellas personas que tienen  algún riesgo o enfermedad cardio-vascular, dislipidemia, obesidad, hígado graso, etc., o simplemente aquellos que quieran mantener una adecuada salud a nivel vascular principalmente.-

Sin duda, en el supermercado podemos encontrar más tipos de leches, sin embargo, la idea fue poder, de alguna manera, guiar la adquisición de ellas de acuerdo a lo que sería más adecuado para cada uno de nuestro grupo familiar.

Más sobre Nutrición

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.