El huevo, mitos y beneficios

El huevo está rodeado de una serie de creencias que no siempre se ajustan a la realidad. Aquí explicamos por qué es bueno comerlo y aclaramos las dudas que existen sobre su consumo.

Guía de: Nutrición

El huevo es un alimento bajo en calorías, pero tiene un gran valor nutritivo por su aporte de proteína de alta calidad biológica, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales en cantidades adecuadas como vitaminas, especialmente del complejo B , vitamina B1, B3, B12, ácido fólico y biotina que se relacionan mucho con la función cerebral y energética, y otras liposolubles con función antioxidante  como A y E y otras como D que se relaciona con la absorción de calcio a nivel intestinal.

El contenido de minerales también colabora en su función antioxidante por contener selenio y zinc (claves para mantener un balance oxidativo adecuado) , fósforo y hierro . Por lo demás, aporta carotenos y otras sustancias beneficiosas a nuestro organismo.

Huevos

Foto: El Mercurio

La recomendación es comer 3 huevos a la semana.

En embarazadas y niños el consumo del huevo es muy importante por su aporte de colina, la cual es clave en procesos metabólicos, crecimiento, desarrollo y mantención de estructuras, especialmente del sistema nervioso y aún cuando posee una sustancia que potencia una reacción alérgica (albúmina, una de las proteínas de la clara) la única precaución es incorporar éste a la alimentación después de los 8 meses de edad y, en caso de niños, con antecedentes de reacciones alérgicas, después del año.

En adultos y adultos mayores es una buena alternativa alimenticia no sólo porque reduce significativamente la pérdida de masa muscular que se produce a medida pasan los años, sino también por su alto poder antioxidante, que en esta etapa de la vida es fundamental para prevenir o retardar enfermedades de tipo degenerativas. Además, para adultos mayores posee dos grandes ventajas: es de bajo costo y es fácil de incorporar en la alimentación -muchas veces elaborada de forma especial dado los problemas de masticación y deglución que presentan algunas personas de edad avanzada-.

Respecto a la relación huevo/colesterol -principal mito referente a este alimento- su restricción se ha modificado debido a que el factor predominante que más incide en estos niveles en la sangre o colesterolemia, es el balance entre las grasas insaturadas-saturadas y no tanto en la ingesta de colesterol, tal y como se pensaba hace años. Incluso hay estudios recientes que ponen de manifiesto que la ingesta de un huevo al día no tiene ningún efecto sobre los niveles de colesterolemia, dentro de una dieta acorde a las necesidades individuales y confeccionadas de manera equilibrada.

Por ejemplo, incluyendo fibras  especialmente de tipo soluble y fitoesteroles. Además, existen otros factores como el estrés que incrementa la producción endógena de colesterol alterando los niveles de éste en la sangre, aún cuando se mantenga una dieta baja en colesterol, así también el fumar, la falta de ejercicio físico o el sobrepeso, inciden los niveles de grasa y colesterol plasmáticos.

Por otro lado, estudios demuestran que el alto contenido de lecitina de la yema junto a la relación “saludable” de los distintos tipos de grasa que presenta, provoca que a nivel intestinal la absorción de colesterol en nuestro organismo se vea reducida.

¿Cuántos huevos se recomienda consumir a la semana? Diversos estudios señalan que 3 huevos a la semana es un consumo adecuado, teniendo siempre en claro que uno por día es lo ideal. Es decir, uno día por medio por ejemplo, que cocidos es mejor que fritos o revueltos, salvo que éstos se cocinen en agua y que en la dieta diaria se incluyan cantidades adecuadas de fibra preferentemente de tipo soluble, se realice actividad física y un adecuado consumo de agua, entre otros consejos saludables como el dejar de fumar y aprender técnicas de manejo de estrés.

Links:

Más sobre Nutrición

ComentariosDeja tu comentario ↓
cerrar
Te invitamos a seguirnos en Facebook.